Viernes, diciembre 09, 2016

LIBROS PROCANONICOS, Abdías

 


Biblia

El nombre Abdías se deriva del hebreo Obhádhyah, que significa "sirviente, servidor, o adorador del Señor". Abdías es el cuarto profeta menor y a quien se adjudica el más breve de los libros proféticos del antiguo testamento (contiene veintiún versículos).  no lleva fecha, y su ubicación cronológica no es segura.El título del libro es dedicado al nombre del autor.

Es cierto que al carecer de información con autoridad, tanto judíos como cristianos han llegado a suplir libremente esa carencia en términos de autor, pero también queda la evidencia de que "no se conoce nada de Abdías, en términos de familia, período de vida, lugar de nacimiento, muerte y otras circunstancias que son desconocidas a nosotros" (Abbé Trochon, Les petits prophètes, 193). La única información identificable acerca del autor es que pertenecía al reino de Judá.

La breve profecía de Abdías trata casi exclusivamente con el destino de Edom, tal y como es dado a conocer en las primeras palabras. Dios ha convocado a las naciones contra Edom. Ella confía en su reacción rápida y dura, contundente, pero es en vano. Los ladrones la destruirían completamente (1-6). Los aliados y amigos han dado la espalda (7) y la sabiduría que cree poseer le fallará (8,9). Los castigos vendrán por la conducta mostrada hacia Judá, será cuando los extraños echen suertes sobre Jerusalem (10-11). Los resultados surgen a raíz de la conducta indigna (12-14). El "día de Yahvé" está cerca sobre "todas las naciones", en que donde la ruina espera a Edom y la compartirá unida a la "casa de Jacob" y "la casa de José" (16-18). En cuanto a Israel, las fronteras se ampliarán en cada dirección; los "salvadores" aparecerán en el montaje de Sión para "juzgar" el montaje de Esaú, y la ley de Yahvé será establecida (19-20).

La profecía de Abdías, dirigida contra Edom, presupone que había ocurrido recientemente un saqueo de la ciudad de Jerusalén, en el cual muchos judíos habían sido llevados cautivos.

Algunos creen que el profeta se refiere a la conquista de Jerusalén en tiempos del rey Joram (2 Reyes 8:20-22; 2 Crón. 21:8-10, 16-17), en el siglo IX.

Otros creen que el profeta se refiere a la destrucción de Jerusalén a manos de Nabucodonosor en 586 a. C.

El hecho de que algunas de las palabras empleadas por Abdías también se encuentren en Jeremías (Abdías 1, 3-4; cf. Jer. 49:14, 16) y Joel (Abdías 15, 17; cf. Joel 1:15; 2:1, 32) difícilmente puede servir como una evidencia para establecer una fecha más antigua o más reciente.

Por lo tanto, aquí adoptaremos la fecha más reciente (586 a. C.), sin que por ello se considere que es un error ubicarlo en un tiempo más antiguo.

Aparece dividido en dos partes:

1-14: Tratan del castigo a los Edomintas
15-21: Hablan de la restauración de Israel en el día del Señor.

El profeta quiere manifestar fundamentalmente 3 ideas:

Que los israelitas que regresaron del exilio son ese "resto de Israel" que construirá el nuevo culto al Señor.

El "Reino de Dios", escatológico y espiritual, no tendrá dominio, como el antiguo Reino de David, sino será un Reino basado sobre la santidad y el culto.

En el "día del Señor", serán juzgados los enemigos de Israel.