Misioneros Oblatos o.cc.ss
lunes, septiembre 25, 2017

LECTIO DIVINA PARA EL 6 DE NOVIEMBRE DE 2016

LECTIO DIVINA PARA EL 6 DE NOVIEMBRE DE 2016
Domingo 32º Durante el año Ciclo C
TEXTO BÍBLICO: Lucas 20, 27-38

Los saduceos hablan con Jesús
27 Después, unos saduceos fueron a ver a Jesús. Como ellos no creían que los muertos pueden volver a vivir,
28 le preguntaron: —Maestro, Moisés escribió que, si un hombre muere sin tener hijos con su esposa, el hermano de ese hombre debe casarse con esa mujer y tener hijos con ella. De acuerdo con la ley, esos hijos son del hermano muerto y llevan su nombre.
29 »Pues bien, aquí vivían siete hermanos. El hermano mayor se casó y, tiempo más tarde, murió sin tener hijos.
30 El segundo hermano se casó con la misma mujer, pero tiempo después también él murió sin tener hijos.
31 Lo mismo sucedió con el tercer hermano y con el resto de los siete hermanos.
32 El tiempo pasó y la mujer también murió.
33 »Ahora bien, cuando Dios haga que todos los muertos vuelvan a vivir, ¿de quién será esposa esta mujer, si estuvo casada con los siete?
34 Jesús contestó: —Ahora los hombres y las mujeres se casan.
35 Pero Dios decidirá quiénes merecen volver a vivir. Cuando eso suceda, nadie se casará
36 ni morirá. Todos serán como los ángeles, y por haber vuelto a vivir serán hijos de Dios.
37 Hasta Moisés mismo nos demuestra que los muertos vuelven a vivir. En la historia del arbusto que ardía, Moisés dijo que Dios es el Dios de sus antepasados Abraham, Isaac y Jacob.
38 Con eso, Moisés estaba demostrando que Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, pues para Dios todos ellos están vivos.

TRADUCCION EN LENGUAJE ACTUAL.
1 - LECTURA
¿Qué dice el texto?
Pistas para la lectura
Queridos hermanos y hermanas:
Los saduceos no creen en la resurrección de los muertos (“volver a vivir” dice nuestra traducción). Por eso, en este texto, pretenden poner en ridículo a Jesús con una serie de situaciones aparentemente indiscutibles pero que en realidad son fácilmente refutables.
Según Dt 25 si un hombre muere sin descendencia deberá casarse su hermano con la cuñada viuda para así tener hijos que serán “místicamente” para el hermano difunto. Si sucede lo que aquí se relata, es decir, se mueren todos (los siete hermanos varones y la mujer), surge la pregunta: ¿quién será el esposo “legítimo” de la mujer en la resurrección? Para los saduceos sería un argumento en contra de la resurrección: dado que no puede ser esposa de los siete al mismo tiempo no hay resurrección de los muertos.
Jesús no tardará en responder a esta cuestión. El error de los saduceos está en el punto de partida: no se puede entender la resurrección de los muertos, la realidad del cielo, con los criterios y elementos de este mundo. Si bien hay una intrínseca unidad entre esta vida y la futura se trata de dos realidades diferentes: “nadie se casará, nadie morirá, todos serán como los ángeles”.
Aparece un último argumento tomado del Éxodo. Allí, en el episodio de la “zarza ardiente” Dios se presenta no como un Dios de muertos sino como un Dios de vivos porque es el Dios de los patriarcas que “corporalmente” han muerto pero que viven con Él.

Preguntas para la lectura
· ¿Cómo comienza el relato?
· ¿Quiénes son los saduceos?
· ¿En qué no creen los saduceos?
· ¿Qué caso le presentan a Jesús para que el Señor opine?
· ¿Cuál es la secuencia del caso?
· ¿Por qué le presentan este caso?
· ¿Cuál es la pregunta final de los saduceos?
· ¿Cómo comienza a responder Jesús?
· ¿Qué diferencias hay entre este mundo y la vida de los resucitados?
· ¿Qué otro argumento final menciona el Señor?
· ¿Cómo concluye el relato?

2 - MEDITACIÓN
¿Qué me dice? ¿Qué nos dice?
Preguntas para la meditación
· ¿En qué medida tengo una actitud cerrada como los saduceos con respecto a las verdades de fe que la Palabra me presenta?
· ¿"Pongo a prueba" de manera superficial y gratuita a aquellos que me orientan en el camino de mi vida religiosa?
· ¿Busco explicar totalmente las realidades de la fe y la espiritualidad desde los precarios parámetros de la vida terrenal?
· ¿En qué medida me abro al Misterio de Dios, a su Palabra, a la vida venidera?
· ¿Qué significa para mí hoy la vida futura y la resurrección de los muertos?
· ¿Cómo me afecta el “secularismo” reinante en mi aceptación de la vida eterna?
· ¿Soy conciente que sigo al Dios de Abraham, de Isaac, de Jacob... de San Francisco, de Santa Teresa, de San Juan XXIII... y, en definitiva el “Dios de todos los Santos”?
· ¿Qué implica en concreto tener fe en un Dios de vivos y no de muertos?
· ¿En qué cosas Dios me compromete con la vida?
· ¿Percibo la continuidad y, a la vez, la diferencia entre esta vida y la del mundo futuro?

3 - ORACIÓN

¿Qué le digo? ¿Qué le decimos?
Para nuestra respuesta de la oración es útil recordar lo que la Iglesia nos enseña sobre la resurrección de Cristo y la nuestra. Así en el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica se nos dice lo siguiente:
204. ¿Qué relación existe entre la resurrección de Cristo y la nuestra? Así como Cristo ha resucitado verdaderamente de entre los muertos y vive para siempre, así también Él resucitará a todos en el último día, con un cuerpo incorruptible: «los que hayan hecho el bien resucitarán para la vida, y los que hayan hecho el mal, para la condenación» (Jn 5, 29).
207. ¿Qué es la vida eterna? La vida eterna es la que comienza inmediatamente después de la muerte. Esta vida no tendrá fin; será precedida para cada uno por un juicio particular por parte de Cristo, juez de vivos y muertos, y será ratificada en el juicio final.

4 - CONTEMPLACIÓN
¿Cómo interiorizo el mensaje? ¿Cómo interiorizamos el mensaje?
Para la contemplación puede ayudarnos la repetición de las frases finales del Credo Apostólico:
Creo en el Espíritu Santo,
la Santa Iglesia Católica,
la comunión de los santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne
y la vida eterna. Amén
Repetimos suavemente las frases deteniéndonos de manera particular en las dos últimas que tienen que ver con la temática del evangelio de este Domingo.

5 - ACCIÓN

¿A qué me comprometo? ¿A qué nos comprometemos?

Propuestas personales
· Orar siempre por los difuntos.
· Tener presente que la vida no se resuelve ni termina con este tiempo histórico sino que estamos llamados a la resurrección y a la vida eterna.

Propuestas comunitarias
· Dialogar sobre las dificultades del mundo juvenil creyente actual para incorporar la dimensión del llamado a la resurrección y a la vida eterna que nos hace Jesús.
· Buscar estudiar la vida de los grandes santos para tenerlos como modelos en el camino a la vida eterna.

Pbro. Lic. Gabriel Mestre

CELAM/CEBIPAL-SEJ – SOCIEDADES BIBLICAS UNIDAS

LECTIO DIVINA PARA EL 6 DE NOVIEMBRE DE 2016

Santa Sede