Lunes, diciembre 05, 2016

LECTIO DIVINA PARA EL 4 DE NOVIEMBRE DE 2012

Centro Bíblico Pastoral para la America Latina (CEBIPAL) del CELAM
Pistas para la Lectio Divina del 4 de noviembre de 2012
Marcos 12, 28b-34
“Amarás al Señor, tu Dios… y a tu prójimo como a ti mismo”

En la respuesta de Jesús a los Saduceos quedó claro que lo fundamental es: ¿Quién es Dios? y ¿Cuál es la naturaleza de su relación con nosotros los hombres? El énfasis estaba en la obra de Dios: obra creadora siempre al servicio de la vida

1. La pregunta del Rabino (12,28)

Ahora la pregunta se invierte: ¿Qué es lo que Dios espera que hagamos nosotros para entrar en la justa relación con Él?  La respuesta es clara: ¡amar!

La pregunta –planteada esta vez por un escriba- sobre qué es lo que Dios quiere que hagamos, aparece en estos términos: “¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?” (12,28). Es como si se dijera: ¿Qué es en última instancia lo más importante para Dios? ¿En qué debemos concentrar todas nuestras fuerzas?

2. La respuesta de Jesús (12,29-31)

Jesús toma citas del Antiguo Testamento para señalar el camino que debemos seguir de manera que nuestra vida vaya en la dirección correcta y alcance su plena realización.

Jesús recita el texto de Deuteronomio 6,4-5, en el cual está consignado que la primera y más importante tarea de un israelita es la de amar a Dios sin división –porque es el Dios único- y con todas las fuerzas de que disponga.

Se habla de “la fuerza” en general: “Con todas tus fuerzas”. Pero antes se especifica: el amor se ejerce con todas las facultades humanas, esto es,

(1)   “Con todo tu corazón”, es decir, con todo tu querer, con tu voluntad. El amor es decisión.

(2)   “Con toda tu alma”, es decir, con todas tus fuerzas vitales. El amor es impulso vital.

(3)   “Con toda tu mente”, es decir, con toda tu inteligencia. El amor es inteligente.

Estas dimensiones del amor acabadas de mencionar no lo agotan todo ni pretenden tampoco establecer compartimientos. Lo que se quiere decir es que debemos emplear todas nuestras fuerzas, sin excepción alguna, en el amor por Dios. Por eso se repite el término “Todo”: tal debe ser la intensidad y la cobertura de nuestro amor.

Enseguida, a pesar de que solamente le preguntaron por el primero, Jesús menciona “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”, colocando el segundo en equivalencia con el primero (“No existe otro mandamiento mayor”, dice en singular).

Este nuevo mandamiento tiene como criterio el amor que tengamos por nosotros mismos, esto es, el aceptarnos con todo lo que somos y que constituye nuestra personalidad y nuestro proyecto, con todas nuestras capacidades pero también con todos nuestros límites.  Por eso este segundo mandamiento es un “sí” a todo lo que Dios nos ha dado (a nosotros y a nuestro prójimo) y, por lo tanto, una forma de amarlo a Él.

3. La conclusión (12,32-34)

Es tan importante lo que Jesús acaba de decir que el escriba lo repite casi en los mismos términos (12,32-33). El hecho que le agregue que este amor “vale más que todos los holocaustos y sacrificios” (12,33), indica que (1) este es el VALOR número uno sobre el cual se deben ordenar jerárquicamente todos los demás, (2) por ser oblativo, de ofrenda del propio ser, supera – ¡y de qué manera!- toda la espiritualidad sacrificial del Antiguo Testamento.

Las palabras finales del escriba hacen suponer que está asumiendo un compromiso con lo que está diciendo y que, por lo tanto, está en plena sintonía con Jesús. Por eso la declaración final de Jesús lo coloca en la categoría de los discípulos: “No estás lejos del Reino de Dios” (12,34).

Tengámoslo presente: amar significa salir de la pasividad, de la indiferencia, de la comodidad, de la superficialidad, de la desconfianza, de manera que todo nuestro ser tienda activamente, fuertemente y decididamente a Dios, con una motivación despojada de cualquier mezquindad, con interés profundo, pronto y vivo. Cuando esto vivimos, “El Reino de Dios está cerca” (Marcos 1,15).

Cultivemos la semilla de la Palabra en lo profundo del corazón

1. ¿Por qué el amor a Dios y al prójimo “Vale más que todos los holocaustos y sacrificios”?

2. ¿En qué forma el amor a Dios mueve y anima mi voluntad, mis fuerzas vitales y mi inteligencia?

3. ¿Qué expresiones de amor son las que más necesitan nuestros pueblos hoy, nuestros jóvenes, nuestros niños, los esposos, los necesitados, nuestros hermanos de comunidad? ¿Cuál fue el último gesto de amor que hice a alguna persona? ¿Qué me movió a hacerlo?

“Amabilísimo Corazón de mi Salvador, te ofrezco el amor que arde por ti en los corazones de los divinos amantes y les ruego que asocien mi corazón a los suyos en este mismo amor” (San Juan Eudes, “Llamas de amor”)

Autor: Padre Fidel Oñoro CJM

LECTIO DIVINA PARA EL 4 DE NOVIEMBRE DE 2012

Santa Sede