Martes, diciembre 06, 2016

LECTIO DIVINA PARA EL 4 DE JULIO DE 2010

LECTIO DIVINA Domingo 4 de Julio de 2010
Domingo 14º Durante el Año Ciclo C

TEXTO BÍBLICO: Lucas 10, 1-12.17-20

Jesús envía a setenta y dos discípulos
1 Después, Jesús eligió a setenta y dos discípulos, y los envió en grupos de dos en dos a los pueblos y lugares por donde él iba a pasar. 2 Jesús les dijo: «Son muchos los que necesitan entrar en el reino de Dios, pero son muy pocos los que hay para anunciar las buenas noticias. Por eso, pídanle a Dios que envíe más seguidores míos, para que compartan las buenas noticias con toda esa gente. 3 Y ahora, vayan; pero tengan cuidado, porque yo los envío como quien manda corderos a una cueva de lobos.

4 »No lleven dinero, ni mochila ni zapatos, ni se detengan a saludar a nadie por el camino. 5 Cuando lleguen a alguna casa, saluden a todos los que vivan allí, deseándoles que les vaya bien. 6 Si la gente merece el bien, el deseo de ustedes se cumplirá; pero si no lo merece, no se cumplirá su deseo. 7 No anden de casa en casa. Quédense con una sola familia, y coman y beban lo que allí les den, porque el trabajador merece que le paguen.
8 »Si entran en un pueblo y los reciben bien, coman lo que les sirvan, 9 sanen a los enfermos, y díganles que el reino de Dios ya está cerca. 10 Pero si entran en un pueblo y no los reciben bien, salgan a la calle y grítenles: 11 “No tenemos nada que ver con ustedes. Por eso, hasta el polvo de su pueblo lo sacudimos de nuestros pies. Pero sepan esto: ya está cerca el reino de Dios”. 12 Les aseguro que, en el día del juicio, Dios castigará más duramente a la gente de ese pueblo que a la de Sodoma.»

Los setenta y dos discípulos regresan
17 Los setenta y dos discípulos que Jesús había enviado regresaron muy contentos, y le dijeron: —¡Señor, hasta los demonios nos obedecen cuando los reprendemos en tu nombre!
18 Jesús les dijo:
—Yo vi que Satanás caía del cielo como un rayo. 19 Yo les he dado poder para que ni las serpientes ni los escorpiones les hagan daño, y para que derroten a Satanás, su enemigo. 20 Sin embargo, no se alegren de que los malos espíritus los obedezcan. Alégrense más bien de que sus nombres estén escritos en el libro del cielo.

1 - LECTURA
¿Qué dice el texto?
Pistas para la lectura
Dentro de las dos posibles variantes que nos ofrece la Liturgia de este domingo como texto evangélico, nos quedamos con la versión más larga: Lc 10,1-12.17-20.
Como es obvio, por la consecución de los versículos, se distinguen dos partes:
· Jesús envía a los setenta y dos (Lc 10,1-12).
· Regreso de los setenta y dos (Lc 10,17-20).
En el medio quedan los versículos 13 al 16 donde Jesús realiza unos duros reproches contra las ciudades “incrédulas”.
El envío de los setenta y dos está introducido por una súplica al Dueño de la cosecha para que envíe más trabajadores. Luego se pasa del ambiente pastoril a uno más adverso donde se afirma que son enviados como cordero en medio de lobos. Más adelante se insistirá en lo que podríamos llamar la “austeridad” de la misión. Se invita a no detenerse ni a saludar en función de la urgencia que implica el anuncio del reino. Hay que anunciar la paz y tomar como “base” de misión solo una casa. La síntesis de toda la misión será sanar a los enfermos y anunciar que el reino de Dios ya está cerca. Si alguna ciudad se resiste deberán irse de allí.
La segunda parte está marcada por el gozo y la alegría por la tarea realizada. Jesús los recibe y en un gesto soberano les ratifica el poder que les ha dado. Los invita a alegrarse porque sus nombres ya están escritos en el cielo.

Preguntas para la lectura
· ¿Qué es lo primero que Jesús le dice a los 72 elegidos?
· Hacer una lista con las características de la misión según nuestro texto.
· ¿Qué lugar ocupa la frase “reino de Dios” en relato que hoy leemos?
· ¿Cuál es la actitud que propone Jesús con los pueblos que se resisten a la presencia de los mensajeros?
· ¿Qué comentan a Jesús los 72 al regresar de la misión?
· ¿Qué les responde Jesús?
· ¿Cuál debe ser en definitiva el motivo de alegría?

2 - MEDITACIÓN
¿Qué me dice? ¿Qué nos dice?
Preguntas para la meditación
· ¿Me siento, nos sentimos elegidos en estos 72 discípulos?
· De las características de la misión que nos presenta el relato de hoy: ¿cuál es más difícil y cuál más fácil de vivir en el ambiente juvenil contemporáneo?
· ¿Qué significa para mí hoy que el “reino de Dios está cerca”?
· ¿En tu ambiente de qué forma percibís que los jóvenes de hoy se resisten al anuncio de la Palabra de Dios?
· ¿He tenido alguna experiencia de misión y evangelización?, ¿he experimentado el gozo y la alegría de los 72?
· ¿Me dejo impregnar por la gracia de Dios para tener la fortaleza necesaria para anunciar el Evangelio?
· ¿Me preparo para que “mi nombre esté escrito en el cielo”?

3 - ORACIÓN
¿Qué le digo? ¿Qué le decimos?
La respuesta al texto leído y meditado debe estar marcada por una actitud de “santo temor” por la grandeza de Dios y la dificultad de la tarea; y, a la vez, por una gran audacia y confianza en la misma Palabra de Dios que nos llama y nos confirma.
Por eso, como respuesta a esta Palabra, creo que puede ser oportuno leer el relato
vocacional de Isaías: Is 6,1-8.
6
Isaías tiene una visión en el templo
1 Yo, Isaías, vi a Dios sentado en un trono muy alto, y el templo quedó cubierto bajo su capa. Esto me sucedió en el año en que murió el rey Ozías. 2 Vi además a unos serafines que volaban por encima de Dios. Cada uno tenía seis alas: con dos alas volaban, con otras dos se cubrían la cara, y con las otras dos se cubrían de la cintura para abajo. 3 Con fuerte voz se decían el uno al otro:
«Santo, santo, santo es el Dios único de Israel, el Dios del universo; ¡toda la tierra está llena de su poder!»
4 Mientras ellos alababan a Dios, temblaban las puertas del templo, y este se llenó de humo. 5 Entonces exclamé: «¡Ahora sí voy a morir! Porque yo, que soy un hombre pecador y vivo en medio de un pueblo pecador, he visto al rey del universo, al Dios todopoderoso».
6 En ese momento, uno de los serafines voló hacia mí. Traía en su mano unas tenazas, y en ellas llevaba una brasa que había tomado del fuego del altar. 7 Con esa brasa me tocó los labios, y me dijo: «Esta brasa ha tocado tus labios. Con ella, Dios ha quitado tu maldad y ha perdonado tus pecados».
8 Enseguida oí la voz de Dios que decía: «¿A quién voy a enviar? ¿Quién será mi mensajero?» Yo respondí: «Envíame a mí, yo seré tu mensajero».
Deberíamos detenernos en algunos versículos de manera particular. Por un lado la pequeñez y la “indignidad” del enviado: “soy un hombre de labios impuros y vivo en medio de un pueblo de labios impuros” (versículo 5). Por otro la purificación realizada por Dios (versículo 7). Al final, la disposición del mensajero: “Yo respondí: Aquí estoy yo, envíame a mí” (versículo 8).

4 - CONTEMPLACIÓN
¿Cómo interiorizo el mensaje? ¿Cómo interiorizamos el mensaje?
Para interiorizar en la contemplación el evangelio de este domingo podría ser muy útil utilizar la frase de Isaías que utilizamos como oración en el paso anterior: “Yo te respondo Jesús: aquí estoy yo, envíame a mí”.
Darle alcance profundo y real a esta frase en nuestro corazón sería el desafío de la contemplación. No debe quedar como una “frase bonita”, debe transformarse en vida en nuestra propia historia.

5 - ACCIÓN
¿A qué me comprometo? ¿A qué nos comprometemos?
Propuestas personales
· Rezar siempre por la tarea misionera de la Iglesia. Pedir a Dios que envíe nuevos y entusiastas trabajadores de su reino.
· Proponerme anunciarle la paz de Cristo a tres personas que conozca y que estén un poco o muy lejos del mensaje de Jesús.
Propuestas comunitarias
· Buscar leer en tu grupo en clave de misión el Mensaje Final de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano reunido en mayo de este año en Aparecida (Brasil).
· Tratar de organizar de manera grupal algún tipo de misión ambiental en sectores juveniles que necesiten ser impregnados de la alegría y la paz del evangelio.

Pbro. Lic. Gabriel MESTRE
CELAM/CEBIPAL-SEJ – SOCIEDADES BIBLICAS UNIDAS

LECTIO DIVINA PARA EL 4 DE JULIO DE 2010

Santa Sede