Misioneros Oblatos o.cc.ss
Miércoles, Febrero 22, 2017

LECTIO DIVINA PARA EL 18 DE DICIEMBRE DE 2016

LECTIO DIVINA PARA EL 18 DE DICIEMBRE DE 2016
Domingo Cuarto de Adviento Ciclo A
TEXTO BÍBLICO: Mateo 1, 18-25

Así fue como nació Jesús, el Mesías: Una joven llamada María estaba comprometida para casarse con José. Pero antes de que vivieran juntos, se supo que ella estaba embarazada. José era un hombre bueno y obediente a la ley de Dios.
Como no quería acusar a María delante de todo el pueblo, decidió romper en secreto el compromiso.
Mientras pensaba en todo esto, un ángel de Dios se le apareció en un sueño y le dijo: «José, no tengas miedo de casarte con María. El Espíritu Santo fue quien hizo que ella quedara embarazada. Cuando nazca el niño, lo llamarás Jesús. Él va a salvar a su pueblo del castigo que merece por sus pecados.»
Cuando José despertó, obedeció al ángel de Dios y se casó con María. Pero no durmieron juntos como esposos antes de que naciera el niño. Y cuando este nació, José le puso por nombre Jesús.
Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que Dios había dicho por medio del profeta Isaías:
«¡Presten atención! Una joven virgen quedará embarazada, y tendrá un hijo.
Y llamarán a ese niño Emanuel.» Este nombre significa «Dios está con nosotros».

1 - LECTURA

¿Qué dice el texto?
Pistas para la lectura
Queridos lectionautas:
En el Cuarto Domingo de Adviento se nos presenta la concepción virginal y el nacimiento de Jesús según lo relata el Evangelio según San Mateo.
Ya desde el primer versículo de hoy se le da a Jesús el título de Mesías. María queda embarazada y José como hombre bueno y obediente a la ley de Dios decide romper su compromiso con su mujer pero en secreto. En estas circunstancias aparece la Palabra de Dios a través de su ángel para que asuma a María y al niño dado que es obra del Espíritu Santo.
Le pide que llame a su hijo Jesús, que en hebreo significa “Dios Salva”. Este niño salvará realmente al pueblo de sus pecados.
José obedece la Palabra de Dios y el autor del Evangelio de Mateo nos recuerda que este episodio estaba anunciado en el Libro de Isaías: una virgen queda embarazada y tendrá un hijo que se le llamará Emmanuel. Emmanuel significa: “Dios está con nosotros”.

Preguntas para la lectura
· ¿Cómo comienza el relato?
· ¿Qué personajes entran en juego?
· ¿Cuáles son los tres nombres o “títulos” que se le da al hijo de María en este relato?
· ¿Qué alcance tiene cada uno? ¿Qué significa cada uno?
· ¿Cuál es la situación social de la pareja de María y José?
· ¿Cómo se lo describe a José?
· ¿Cuál es la decisión de José cuando se entera que María está embarazada?
· ¿Qué le dice el ángel a José?
· ¿Cómo termina actuando José?
· ¿Dios cumple sus promesas?
· ¿Cuál es la profecía que se cumple en este episodio?
· ¿En algún momento José abre su boca para hablar?

2 - MEDITACIÓN

¿Qué me dice? ¿Qué nos dice?
Preguntas para la meditación
· ¿Se puede decir de mí como se dice de José que es un hombre/mujer bueno/a y obediente de la ley de Dios? ¿En qué medida sí y en qué medida no?
· ¿Qué implica para mí hoy la actitud de respeto y a la vez de compromiso de José?
· ¿Estoy atento a la Palabra de Dios que me llega a través de su ángel? ¿La escucho, la cumplo...?
· ¿Qué significa para mí hoy aceptar que un niño que va a nacer es el Mesías, es Jesús (“el que salva a su pueblo”) y es el Emmanuel (el Dios con nosotros?
· ¿Creo que Dios realmente cumple siempre sus promesas? ¿Por qué a veces no se cumple lo que le pedimos?

3 - ORACIÓN
¿Qué le digo? ¿Qué le decimos?
La respuesta de la oración la podemos iluminar con un texto del querido San Juan Pablo II en una Exhortación Apostólica sobre la figura y la misión de San José en la vida de Cristo y de la Iglesia que se llama en latín Redemptoris Custos (“Custodio del Redentor).
En el comienzo del número 8 nos dirá el Papa: San José ha sido llamado por Dios para servir directamente a la persona y a la misión de Jesús mediante el ejercicio de su paternidad; de este modo él coopera en la plenitud de los tiempos en el gran misterio de la redención y es verdaderamente «ministro de la salvación».
Su paternidad se ha expresado concretamente «al haber hecho de su vida un servicio, un sacrificio, al misterio de la encarnación y a la misión redentora que está unida a él; al haber hecho uso de la autoridad legal, que le correspondía sobre la Sagrada Familia, para hacerle don total de sí, de su vida y de su trabajo; al haber convertido su vocación humana al amor doméstico con la oblación sobrehumana de sí, de su corazón y de toda capacidad, en el amor puesto al servicio del Mesías, que crece en su casa».

4 - CONTEMPLACIÓN

¿Cómo interiorizo el mensaje? ¿Cómo interiorizamos el mensaje?
Para contemplar usemos la jaculatoria para pedirle a Dios, por intermedio de José, lo que estemos necesitando en este momento:
· José esposo de María y patrono de la Iglesia, escúchanos...
· José esposo de María y patrono de la Iglesia, escúchanos...

5 - ACCIÓN

¿A qué me comprometo? ¿A qué nos comprometemos?
Propuestas personales
· Buscar estar siempre atento para escuchar la voz de Dios en mi vida.
· Pedir siempre la intercesión de San José.

Propuestas comunitarias
· Dialogar y reflexionar en tu grupo para buscar actualizar las virtudes de San José en la experiencia actual de sus ambientes.
· Hacer una celebración comunitaria donde se reflexione sobre estos tres “nombres” del Niño Dios que aparecen en el relato de hoy: Mesías, Jesús y Emmanuel.

Pbro. Lic. Gabriel Mestre
CELAM/CEBIPAL-SEJ – SOCIEDADES BIBLICAS UNIDAS