Jueves, diciembre 08, 2016

HOY ES VIERNES SANTO

Es viernes santo y estamos acompañando a Jesús en su agonía, en su pasión, en su muerte.

 

En este día, en este momento, estamos junto al dolor de Jesús no solo por los azotes, las burlas, la indignación, sino también por el dolor que produce el abandono de sus amigos, la tristeza y las lágrimas de su madre, los gritos de tantos que sin saber por qué gritan y le juzgan.

En este dolor estamos cada uno en los momentos en los que también hemos sido traicionados, abandonados, humillados y perseguidos. Hoy es uno de esos días en los que junto con la agonía y dolor de Jesús sentimos que era mejor no haber nacido, haber vivido o dado todo.
El día de la soledad en la que muchas cosas solo se podrán entender en la cruz; cuando descubrimos que únicamente nos queda el Padre que en silencio nos acoge amorosamente.

Hoy es el día para darle sentido a todo lo que nos duele, nos humilla, nos mata. Darle sentido significa volver al amor que es la fuente, el motor que mueve las ansias del bien. Darle sentido a la entrega desde el amor, significa seguir adelante con la confianza, la esperanza cierta del Padre que nos tenderá las manos para abrazarnos y hacernos sentir que el precio del amor es alto pero que ya la recompensa está colmada abundantemente.

Solo en Dios descansa mi alma.