Miércoles, diciembre 07, 2016

HOY ES JUEVES SANTO

¡Es jueves santo! En este día comenzamos el triduo Pascual.

Hoy es el día del amor, del amor hasta el extremo. Del amor que se entrega, del amor que se padece, del amor que se hace servicio. Jesús nos ha amado y sabiendo que había llegado la hora del volver al Padre no desperdicia oportunidad para demostrarnos el amor. Hoy es en una comida, lavando lo pies y entregando la propia vida, que se ha quedado en un Pan y en un poco de Vino.

Lo que celebramos hoy no es tan extraordinario en Jesús, al contrario, es un signo que recoge su vida. Jesús que siendo Dios se abandonó y se despojó de su ser de Dios, lava los pies a los suyos. Jesús que alimentó una multitud se hace pan de vida, se parte para que nosotros comamos y nos hagamos partícipes de la vida eterna. Jesús que nos amó y nos perdonó los pecados ahora se entrega para que cada vez que celebremos la Eucaristía hagamos realidad que él ha muerto para liberarnos de la esclavitud del pecado.

Hoy de manera especial nos encontramos con tres realidades: Jesús cenando por última vez con sus discípulos y en esta cena les lava los pies como signo de servicio. El amor que se abaja y reconoce en la humildad la grandeza del ser amado. El amor que se hace servicio.

Y también Jesús que instituye la Eucaristía como memorial de su presencia. Porque cada vez que nos reunimos en su nombre y comemos del pan y bebemos del cáliz él se entrega por nuestra salvación. Y por lo tanto en sus discípulos está instituyendo el sacerdocio ministerial, los discípulos son los que nos invitan a reunirnos en el nombre de Jesús y a compartir el Pan que es vida eterna y la sangre que es bebida de salvación.

En cada Eucaristía proclamamos la muerte del Señor con la esperanza cierta de su regreso.

Feliz jueves santo. Bendiciones

P. Jaime Alberto Palacio González, ocd