Misioneros Oblatos o.cc.ss
viernes, septiembre 22, 2017

HOMILIA PARA EL 4 DE SEPTIEMBRE DE 2016

CONGREGACIÓN DE MISIONEROS OBLATOS DE LOS CORAZONES SANTÍSIMOS DE JESÚS Y MARÍA
HOMILÍA PARA EL XXIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO C.
(Sabiduría 9,13-18b; Salmo 89; Filemón 9b-10.12-17; Lucas 14,25-33)

Que la sabiduría que nos concede Dios, sea la herramienta fundamental para construir la torre de nuestra propia existencia.

Queridos hermanos y hermanas:

Jesús el Hijo de Dios, se nos muestra en el evangelio de éste domingo en tres facetas, a saber: Un Jesús líder, un Jesús arquitecto y por último un Jesús estratega. Líder desde el amor, arquitecto desde la sabiduría y estratega desde el cumplimiento de la voluntad de su Padre Celestial.

Jesús muestra su liderazgo con la siguiente expresión: "El que no carga con su cruz y me sigue, no puede ser discípulo mío". Jesús está ofreciendo un programa de vida a todo hombre y mujer que desea seguir sus huellas, se trata de un programa fundado en el amor; y para esto no envía emisarios, ni tarjetas de invitación; Él mismo habla al corazón de las personas, las llama por su nombre y les plantea la construcción del Reino de los cielos. El liderazgo de Jesús no está estructurado desde la imposición, desde las cargas puestas en los hombros de los otros, ni tampoco desde el autoritarismo ni mucho menos desde una dictadura; por el contrario, está estructurado desde el gran paradigma del amor, desde la gran estima por la persona sin importar su condición y finalmente desde el diálogo y la escucha.

El liderazgo de Jesús apunta a las personas y no solamente a los resultados, apunta a la escucha y no solamente a la fuerza de la palabra, apunta al talento de los hombres y mujeres - sus hermanos - y no solo a la instrumentalización de los mismos, se orienta al bienestar de sus seguidores y no solamente a su eficiencia; el liderazgo de Jesús propende por la vida de los suyos y no por el exterminio de quienes le sirven. Los líderes al estilo de Jesús, al parecer, se han extinguido, mientras que éste atiende intereses colectivos, los otros apuestan la vida por sus propios intereses; mientras que Jesús trata a las personas como tales, los otros tratan a las personas como objetos.

Estamos lejos del liderazgo de Jesús; sin embargo, es indudable que en muchos hogares, en muchas familias e instituciones educativas, se propende por la edificación de grandes hombres y mujeres al estilo de Jesús, para que ellos más adelante en el acontecer de la historia ejerzan frente a su prójimo un liderazgo de vida y de respeto, un liderazgo de amor y reconciliación, un liderazgo de gozo y esperanza y finalmente un liderazgo que tenga como bandera la dignidad humana.

Por otro lado la segunda faceta de Jesús tiene que ver con el Cristo arquitecto, que nos sugiere cómo edificar una torre, valga decir cómo edificar nuestro proyecto de vida, cómo llevar a cabo nuestras iniciativas, cómo construir nuestro futuro. Jesús en su evangelio nos habla de una planeación, de unos cálculos, de unos gastos y de un presupuesto, solamente así la obra a realizarse, verá felizmente su culminación. Pero también Jesús nos sorprende entre líneas diciéndonos: TERMINEN LO QUE EMPEZARON, LA MEDIOCRIDAD NO ME GUSTA, PLANEEN CON INTELIGENCIA, PARA ESO LES HE DADO SABIDURIA; DISCIERNAN LO QUE MEJOR CONVENGA Y CON MUCHA FUERZA Y ORACION LANCENSE A LA AVENTURA DE LA VIDA.

Este arquitecto de vida que se llama Jesús, nos habla hoy al corazón y a algunos de nosotros nos dice que la gran construcción de nuestra vida, está en OBRA NEGRA, cuando hemos querido construirla al margen de Él y de su ayuda infinita, cuando nuestros fracasos han sido más fuertes que nuestra inteligencia y que nuestras ganas de progreso; cuando hemos confiado más en nuestros amigos que en el mismo Dios y cuando hemos dejado que otros construyan nuestra vida según los planos arquitectónicos del mal.

Nos dice Jesús que algunos de nosotros estamos en OBRA GRIS, llenos de pañete agrietado por el paso de los años, es decir vidas y proyectos inconclusos; esperanzas en camino pero adornadas de desilusión, construcciones a medias sin término y sin final, vidas expuestas al devenir del tiempo y del espacio. Habla Jesús de unas personas que se vislumbran en el horizonte como construcciones y OBRAS PARADAS, u obras ESTANCADAS; falló el presupuesto, no se hicieron bien los cálculos o simplemente se perdieron los planos, es decir el sentido de la vida. Obras estancadas hay muchas, producto de la ignorancia, del vicio y de las influencias malsanas; triste es ver obras jóvenes ya estancadas en la gran construcción del mundo. Pero hay también obras terminadas o mejor en proyecto de ser terminadas, a esas da gusto observarlas, son obras que sonríen aunque el día esté opaco, que esperan ante toda desesperanza, que se proyectan en medio del fracaso, son obras que se han dejado moldear por las manos de ese arquitecto divino: Jesús de Nazaret.

Finalmente hablemos del Jesús estratega, ese rey que no solamente tiene 10 mil o 20 mil soldados, sino el mundo entero ante sus pies, y nosotros somos parte de ese mundo y nosotros somos un grupo pequeño de soldados pero llenos de fe y amor por ese rey que un día dio la vida por nosotros, somos soldados de ese rey que no ostenta coronas de oro sino de espinas, ese rey nos increpa hoy y nos pide inteligencia para obrar. Nos pide desechar de nuestra vida la terquedad de un rey que con diez mil se lanza a la batalla sabiendo que la tiene perdida, este rey nos invita a pensar para enfrentar la vida con mayor fuerza y con mayor vigor, este rey nos invita a ser cautos y previsivos, a pensar antes de actuar, nos invita a la prudencia. Frente a los problemas hemos de pensar qué armas y herramientas tenemos, antes de lanzarnos a la lucha, examinar virtudes y defectos, examinar nuestras fortalezas y debilidades, esa ha de ser nuestra herramienta mayor para conquistar la victoria de la vida pero de la mano de Jesús.

Que nuestra Madre del Cielo nos anime a entregar nuestra vida en las manos de Jesús líder, arquitecto y estratega.

P. Ernesto León D. o.cc.ss

HOMILIA PARA EL 4 DE SEPTIEMBRE DE 2016

Santa Sede