Martes, diciembre 06, 2016

HOMILÍA PARA EL 22 DE MAYO DE 2011

CONGREGACIÓN DE MISIONEROS OBLATOS DE LOS CC.SS DE JESÚS Y MARÍA
VICEPROVINCIA DE OBLATOS EN COLOMBIA "PADRE JULIO MARÍA MATOVELLE"
Hechos 6,1-7; Salmo 32, 1Pedro 2,4-9; Juan 14, 1-12
HOMILÍA PARA EL V DOMINGO DEL TIEMPO DE PASCUA
Hermanos y hermanas:
 

"No tiemble vuestro corazón. Creed en Dios y creed también en mí", les dijo Jesús a sus discípulos en la última cena, palabras que hoy llegan hasta lo más profundo de nuestra vida, invitándonos a fortalecer nuestra fe en Él porque en ocasiones tiembla, a robustecer nuestra esperanza porque a veces titubea, a vigorizar nuestra espiritualidad porque aparece vacilante, a rejuvenecer nuestra confianza en Él porque fluctúa como el viento. Nos tiembla el corazón cuando no esperamos en Jesús, cuando no creemos en Dios, cuando poco confiamos en Él, cuando en medio del conflicto no se avizora las soluciones, cuando en medio de escenarios de muerte, la defensa de la vida nos parece una ilusión.

 

Jesús hoy nos dice, no tiemble su corazón pues yo estoy con ustedes, yo soy su compañía, yo soy su escudo, su refugio, su baluarte, yo los llevo en el corazón y en mis manos no les faltará nada, les queda solamente creer en mi y en mis promesas.

Estas palabras de Jesús son recomendaciones dadas en un contexto de despedida, en un ambiente de incertidumbre a las puertas ya de su prendimiento, pero como se puede notar no se trata de una despedida triste, sino llena de esperanza y aunque los apóstoles para el momento no habían profesado su fe en Jesucristo con convicción, en todo caso habían reconocido a Jesús como el camino, la verdad y la vida.

Esta expresión "Jesús, Camino, Verdad y Vida", nos hace falta asentirla con todo el corazón para llamarnos y ser de verdad discípulos suyos, nos hace falta vivirla para poder ser reflejo de Él en nuestros contextos secularizados.

Con la letra de la canción que se menciona a continuación, ojalá podamos entender qué grande es aceptar a Jesucristo

Jesucristo te ama, El quiere darte la vida eterna

Él es la vida, Él es el camino, nadie va al Padre sino por el Hijo, por el Hijo, por Cristo, Aleluya, Amén

Si tu le oyes y le recibes, Él entrará y cenará contigo (Bis)

Él es la vida, Él es el camino, nadie va al Padre sino por el Hijo, por el Hijo, por Cristo, Aleluya, Amén

Busca primero el Reino de Dios y lo demás se añadirá (Bis)

Él es la vida, Él es el camino, nadie va al Padre sino por el Hijo, por el Hijo, por Cristo, Aleluya, Amén

Si tu le amas y tu le sigues, Él puede darte la vida eterna (Bis)

Él es la vida, Él es el camino, nadie va al Padre sino por el Hijo, por el Hijo, por Cristo, Aleluya, Amén

Jesús es nuestro CAMINO hacia Dios, en un mar de sendas que conducen a felicidades aparentes; Jesús es la VERDAD en medio de un mundo de mentira y falsedad, es la VERDAD que nos conduce a la luz de Dios en panoramas de tinieblas, es la VERDAD que nos hace libres en escenarios de cadenas que nos esclavizan; Jesús es la VIDA en medio del inerte materialismo, es la VIDA del mundo en circunstancias de guerra y de violencia.

Pidámosle a María Santísima en su Corazón Inmaculado que nos conceda la gracia de permanecer junto a su Hijo amado en todo momento y en todo lugar, pues Él nunca dejará temblar nuestro corazón ante el miedo y la desesperanza que predica el ruido del mundo.

P. Ernesto León D. o.cc.ss

Superior Viceprovincial de Oblatos