Sábado, diciembre 03, 2016

FRACTURA DE CADERA EN PERSONAS MAYORES

FRACTURA DE CADERA EN PERSONAS MAYORES

¿Qué es una fractura de cadera?

Una fractura de cadera es una ruptura en el fémur (hueso del muslo) de la articulación de la cadera. Las articulaciones son áreas en las que se juntan dos o más huesos. La articulación de la cadera es una "enartrosis" (cabeza y cavidad), en la que el fémur se junta con el hueso de la pelvis. La bola de la articulación de la cadera es la cabeza del fémur, y la cavidad es un hueso de la pelvis con forma de taza que se denomina acetábulo. La fractura de cadera es una lesión muy seria y requiere de atención médica inmediata.

¿Cuáles son los distintos tipos de fractura de cadera?

Una fractura es una ruptura parcial o total del hueso. Puede tratarse de una sola o de múltiples rupturas en un hueso. La fractura de cadera se clasifica según el área específica de la ruptura y el tipo de ruptura(s) en el hueso.
Los tipos de fracturas de cadera más comunes son:

Cerca del 90 por ciento de las fracturas de cadera entran dentro de estas dos categorías, en proporciones relativamente iguales. Existe otro tipo de fractura, denominada fractura de cadera por fatiga, que puede resultar más difícil de diagnosticar. Se trata de una ruptura apenas perceptible en el fémur, que puede no comprometer a todo el hueso. El movimiento repetitivo y el uso excesivo pueden provocar una fractura por fatiga. Los síntomas de esta lesión son similares a los de la tendinitis o distensión muscular.

¿Quiénes pueden sufrir una fractura de cadera?

Cerca del 90 por ciento de las fracturas de cadera la padecen personas mayores de 60 años. La incidencia de estas fracturas aumenta con la edad, duplicándose por cada década a partir de los 50 años. Caucásicos y asiáticos son más propensos a ser afectados que otros debido principalmente a una mayor tasa de osteoporosis. La osteoporosis (pérdida del tejido óseo) es una enfermedad que debilita los huesos.
Las mujeres son más propensas a la osteoporosis que los hombres; por consiguiente, la fractura de cadera es más común entre las mujeres, quienes padecen cerca del 80 por ciento de todas las fracturas de cadera. Anualmente, más de 1.5 millones de estadounidenses se fracturan la cadera como consecuencia de la osteoporosis.
El número de casos de fractura de cadera en los Estados Unidos es el más elevado en el mundo, con aproximadamente 300,000 episodios cada año. En el año 2003, se contabilizaron aproximadamente 309,500 hospitalizaciones por fractura de cadera. Se estima que, para el año 2040, el número podría exceder los 500,000 casos.

¿Por qué la fractura de cadera es un problema tan serio?

Las personas que padecen este problema tienen más probabilidades de morir que una persona de la misma edad que no sufre de esta lesión. Cerca del 20 por ciento de los que tienen una fractura de cadera mueren en un plazo no mayor a un año desde que sufrieron la lesión. Se estima que sólo una de cada cuatro personas se recupera totalmente de una fractura de cadera.
Al sufrir esta lesión, la mayoría permanece entre una y dos semanas en el hospital. El período de recuperación puede ser largo e incluir la internación en un centro de rehabilitación. Las personas que, anteriormente, vivían sin depender de nadie, generalmente necesitarán de la ayuda que los cuidadores o la familia le brinden en casa, o quizás requieran de los servicios de un centro de cuidados a largo plazo. Como consecuencia, las fracturas de cadera pueden generar la pérdida de la independencia, reducción de la calidad de vida y depresión, especialmente entre personas de la tercera edad.

¿Cuáles son las causas de la fractura de cadera?

Factores de riesgo para la fractura de cadera:

Un factor de riesgo es cualquier circunstancia que pueda aumentar las probabilidades de una persona de desarrollar una enfermedad. Puede consistir en una actividad, una dieta, antecedentes familiares u otras cuestiones.
Las distintas enfermedades tienen factores de riesgo diferentes. A pesar de que estos factores incrementan el riesgo de una persona, no necesariamente desencadenan la enfermedad. Por ejemplo, algunas personas con uno o más factores de riesgo para una cierta enfermedad o dolencia nunca la desarrollan, mientras que otras sí lo hacen y no tienen factores de riesgo conocidos.
Conocer los factores de riesgo para cualquier enfermedad puede ayudar a guiarlo para tomar las precauciones correspondientes, incluyendo cambios de comportamiento y control clínico adecuado para la enfermedad.

La osteoporosis es la principal causa de la fractura de cadera. La edad también es un factor importante de riesgo. Entre otros factores de riesgo posibles para esta lesión, se incluyen los siguientes:

Es posible que surjan otros riesgos, dependiendo del estado de salud específico.

¿Cuáles son los síntomas de una fractura de cadera?

Los siguientes constituyen los síntomas más comunes de una fractura de cadera. Sin embargo, cada persona puede experimentar síntomas diferentes. Éstos incluyen:

Los síntomas de la fractura de cadera pueden parecerse a los de otras enfermedades. Consulte siempre a su médico para que le diagnostique.

¿Cómo se diagnostica una fractura de cadera?

Además del examen físico y la historia médica completos, los procedimientos de diagnóstico para esta lesión pueden incluir lo siguiente:

Tratamiento de las fracturas de cadera:

El tratamiento específico de las fracturas de cadera será determinado por el médico, basándose en lo siguiente:

En general, una fractura de cadera se trata con cirugía. El médico puede utilizar dispositivos metálicos para fortalecer y estabilizar la articulación. En algunos casos, se reemplaza la cadera en su totalidad. El tipo de cirugía reparadora dependerá del tipo de fractura. El médico decidirá cuál es el mejor procedimiento para cada persona, basándose en cada caso en particular.
El objetivo del tratamiento es proporcionar alivio al dolor y que pueda reanudar su nivel normal de actividad. La cirugía de cadera a menudo requiere la internación en el hospital. Mientras se encuentra hospitalizado, el paciente generalmente comienza los ejercicios de fisioterapia para recuperar el arco de movilidad y la fortaleza de la cadera. La fisioterapia continúa en casa o en el centro de rehabilitación.

Puede haber complicaciones serias derivadas de esta lesión. Es posible que un paciente deba someterse a tracción durante un determinado período de tiempo después de la cirugía. Pueden formarse coágulos de sangre en las venas, generalmente en las piernas. Si un coágulo se desprende, puede llegar hasta un vaso sanguíneo del pulmón. Esta obstrucción, denominada embolia pulmonar, puede ser fatal.

Otras complicaciones incluyen:

Con algunas fracturas, la sangre no puede circular adecuadamente hacia la cabeza del fémur, lo que provoca una pérdida de irrigación sanguínea en esa zona. Esto se denomina necrosis vascular femoral o necrosis vascular. Esta complicación puede producirse según el tipo de fractura y la anatomía de la irrigación sanguínea de una persona hacia la cabeza del fémur. Esto es más común en fracturas del cuello femoral.


¿Cómo se puede prevenir una fractura de cadera?

Prevenir una fractura de cadera es preferible a tratarla. Las medidas preventivas incluyen la ingesta de abundante calcio todos los días. Para las mujeres post-menopáusicas y que no ingieren estrógeno, el National Institutes of Health (Instituto Nacional de Salud, NIH en inglés) recomienda 1,500 miligramos (mg) diarios. Para aquellas que sí toman estrógeno, la recomendación es de 1,000 mg. Los hombres de mediana edad deben ingerir 1,000 mg diarios.
Las mujeres que se encuentran en la etapa de la menopausia deben realizarse una prueba de densidad ósea. Esta prueba se utiliza para medir el contenido de minerales y el espesor del hueso. Estos valores indican la disminución de la masa ósea, una enfermedad en la que los huesos están más frágiles y más propensos a romperse o fracturarse con facilidad. La prueba de densidad ósea se utiliza, principalmente, para diagnosticar la osteoporosis y para determinar el riesgo de fractura.
Las mujeres, que son quienes padecen la mayoría de las fracturas de cadera, producen menos estrógeno cuando comienzan la etapa de la menopausia. La mayoría de las personas no sabe que tiene osteoporosis hasta que sufren una fractura.
Otra manera de ayudar a prevenir la fractura de cadera es realizar regularmente ejercicios que soporten el peso corporal, como caminar o trotar. Los programas de ejercicios como el Tai Chi ayudan a recobrar la fuerza y el equilibrio.

Otras medidas preventivas incluyen: