Domingo, diciembre 04, 2016

EL PAN NUESTRO DEL 2 y 3 DE FEBRERO

"LA PALABRA": EL PAN NUESTRO DE CADA DIA. (Mc 6,14-29)

Con la fiesta de la Presentaciòn del niño Jesùs en el templo, se recuerda a todos creyentes la necesidad de renovar sus promesas bautismales; pues asì como Jesús fue consagrado a Dios en el templo en su infancia, nosotros por la fe de nuestros padres también fuimos consagrados a Dios el dìa de nuestro bautismo.


Con la Presentación de Jesús en el templo, se renueva nuestro compromiso de entregarle a Dios nuestras vidas, de hacer de nuestros actos una ofrenda agradable para él, y por supuesto se reaviva nuestro deseo de convertir nuestros corazones en una hostia agradable y santa para Dios.
Siguiendo las lìneas del evangelio de hoy, podemos afirmar que sólo está capacitado para hacer de su vida una ofrenda grata para Dios, aquél que ha descubierto ¿quién es Jesús para él?, ¿quién es el Hijo de Dios para él? ¿Quién es el Mesias para él?.
Estamos seguros que conocer a Jesús es el principio fundamental para después amarlo, y lo conocemos a través de la fe y de la razón, la primera nos pemite acceder a su divina grandeza, a su presencia santa, y la segunda nos brinda las herramientas necesarias para aceptarlo como el Señor de señores en nuestra mente y en nuestro corazon.
Hoy le suplicamos a Dios nuestro Padre y a María Santísima, que respondiendo a la pregunta ¿quién es Jesús para nosotros?, podamos adherirnos incondicionalemnte a él. "Ob amorem Dei"