Domingo, diciembre 04, 2016

EL PAN NUESTRO DE CADA DIA. Mayo 30 de 2012. Mc 10,32-45?

Con el relato del evangelio de hoy podemos evidenciar la estructura humana de los apóstoles del Señor, se trata de un grupo de hombres valientes y aventureros que acogieron la invitación de Jesús: SIGANME, y le respondieron afirmativamente desde su propia situación, es decir desde sus dudas y desde su contexto de pescadores.

Los apóstoles del Señor vivieron momentos intensos al lado de él, fueron instruidos por él y en medio de estas realidades, afloró en ellos desde lo más recóndito de su humanidad, sus ambiciones, sus deseos, su sed de poder, su egoísmo, entre otras experiencias de índole humano; las cuales confirman su identidad como hombres y no como ángeles; situación que nos lleva a entender la postura de los hijos del Zebedeo, Santiago y Juan: "Queremos que nos pongas el uno a tu izquierda y el otro a tu derecha".

La anterior expresión, surge en el ambiente del mundo actual, en el que muchos hombres y mujeres queriendo escalar posiciones, pisotean y atropellan a sus hermanos; en aras de ocupar los primeros puestos acaban con el prestigio de sus semejantes y situados ya en niveles de poder y autoridad, convierten a quienes fueron sus hermanos en esclavos, vasallos y serviles, como si las personas fueran una mercancía.

Frente a esta realidad, Jesús clama diciendo: "el que quiera ser el primero que sea el último y el que quiera que le sirvan, que empiece por servir".

Hermanos y hermanas que con la ayuda de María Santísima cultivemos por encima de todo, las virtudes de la humildad y de la sencillez en todas las circunstancias de nuestra vida."Ob amorem Dei.