Jueves, diciembre 08, 2016

EL PAN NUESTRO DE CADA DIA. Mayo 3 de 2012. DIA DE LA EXALTACION DE LA SANTA CRUZ. (Jn 3,13-17)

Hermanos y hermanas, en el día de la exaltación de la santa cruz, no podemos obviar las palabras de San pablo en su primera carta a los corintios: “Los judíos quieren ver señales milagrosas, y los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, piedra de tropiezo para los judíos, y necedad para los gentiles”, (1Cor 1,22-25), este texto nos lleva a pensar que en algún momento nosotros seguimos manteniendo en nuestra mente la concepción anquilosada de la cruz; nos referimos a ella como un signo de derrota y muerte; de fracaso y angustia, de tristeza y desesperación, de sacrificio y lágrimas, y siguiendo con la lógica del texto la cruz resulta ser símbolo de “escándalo y necedad”.

En el ámbito cristiano las acepciones anteriores acerca de la cruz están superadas, pues la nueva comprensión de la misma, nos lleva a considerar la cruz como signo de vida y victoria, de triunfo y alegría, de gozo y esperanza, de oblación y satisfacción y por supuesto de orgullo y sabiduría; y todo lo anterior porque en el árbol de la cruz, se gestó el triunfo del Señor sobre la muerte; fue allí en donde Jesús se consideró verdadero hombre y verdadero Dios; fue en la cruz en donde Jesús le ofreció a la humanidad, la prueba de su amor; fue en la cruz en donde nuestro divino salvador perdonó nuestros pecados y al mismo tiempo nos invitó a caminar hacia el cielo: “Hoy estarás conmigo en el paraíso”.

De esta manera hermanos y hermanas, cada vez que la Iglesia Católica hace mención de la cruz se refiere a un signo lleno de esperanza, en el cual Jesucristo nos enseñó que la vida derrotará siempre a las huestes de la muerte y que por tanto el Dios en el que nosotros creemos no es un Dios de muertos sino de vivos.

Con la protección de nuestra Madre María,intentemos todo los días amar a su Hijo Jesucristo, el primer oblato, quien un día ofrendó su vida por nuestra salvación. “Ob amorem Dei”