Lunes, diciembre 05, 2016

EL PAN NUESTRO DE CADA DIA. Mayo 19 de 2012. (Jn 16,23-28)

Queridas Hermanas y hermanos en los SS.CC de Jesús y de María.

El evangelio de hoy nos muestra claramente a Cristo como único mediador y salvador para llegar al amor del Padre; por esta razón, Jesús no nos habla por sí mismo, sino que da testimonio de la verdad que escucho del Padre y toda su vida es una revelación de la gloria de Dios.

Cuando Jesús se despide de sus apóstoles o de este mundo, nos pide acrecentar nuestra fe y fidelidad a él, y para que esto se produzca nos deja su espíritu, que llega a nosotros con grandes regalos y significativos dones que nos hacen hombres y mujeres nuevos; y en esta medida, estamos seguros que con su asistencia permanente podremos combatir la oscuridad y perseverar en nuestro camino hacia Dios.

Finalmente en este evangelio encontramos que el Espíritu Santo nos mueve para conformarnos como personas de oración, recordando la expresión del Señor. “Si pedís algo al Padre en mi nombre, os lo dará”; hermanos y hermanas que con la ayuda de nuestra Madre María, la mujer de la oración callada, la semilla de la fe y del amor a Dios den fruto abundante en nuestros corazones; y que la acción creadora de la Santísima Trinidad, nos transforme en buenos hijos de Dios, capaces de anunciar el mensaje de la vida con nuestras palabras y con nuestras obras. ”OB AMOREN DEI”