Lunes, diciembre 05, 2016

EL PAN NUESTRO DE CADA DIA. Mayo 16 de 2012. (Jn 16,12-15)

En el evangelio de hoy, el Señor descubre nuestra fragilidad humana, por eso dice a sus apóstoles “Muchas cosas me quedan por deciros pero no podéis cargar con ellas por ahora”; él sabe que solos no podemos con lainmensidad de la tarea que nos esperapara alcanzar la salvación; entonces hace el anuncio del Espíritu de la verdad, se hace consuelo y esperanza para nuestra condición vulnerable, con el firme propósito de convertirnos en su morada.

Ser morada de Dios, implica reconocer que el Espíritu Santo es el fruto del amor del Padre hacia Hijo y viceversa; y en este sentido, cuando Jesús anuncia a los apóstoles la venida del Paráclito, lo que hace es ofrecer amor a la humanidad completa, a ti y también a mí; nos ofrece esa fuerza que nos guía en el camino de la paz y la salvación, que nos acompaña en el momento de la tentación, y que nos llena de fuerza y valentía para seguir aferrados a su divina voluntad.

Por el Espíritu Santo, Dios quiere que nosotros vivamos en el amor y que alimentándonos permanentemente con la luz de su palabra, transparentemos vida nueva a nuestros hermanos, vida que sólo ofrece aquél que ha permitido vivir a Dios en lo más profundo de sus entrañas.

Pidamos a María Santísima que interceda por nosotros para que todos los días el Espíritu Santo nos asista con su consuelo y su vigor. Ob amorem Dei