Sábado, diciembre 10, 2016

EL PAN NUESTRO DE CADA DIA. Mayo 10 de 2012. (Jn 15,9-11)

Queridos hermanas y hermanos en los CC.SS de Jesús y de María.

 

El mandamiento del Señor: “Amaos los unos a los otros”, encuentra su raíz en el Evangelio de San Juan (13, 34) y en Jesús que nos dice: “Amaos los unos a los otros, como yo os he amado”.

Con la expresión, “como yo os he amado”, el Señor nos permite comprender el sentido de lo que debe ser nuestro comportamiento en las relaciones con nuestro prójimo, relaciones de verdadera fraternidad, en las que la caridad, la bondad, la dulzura y todas las expresiones del alma, propia de quienes aman al Señor, se manifiesten en nuestros contextos cotidianos.

En este sentido, la mayor alegría del cristiano es permanecer junto a aquél que es el amor: Jesucristo, quien nos amó primero en el árbol de la cruz de manera ilimitada e incondicional, y quenos enseñó que vivir el mandamiento del amor es cumplir ya y de forma plena la ley y los profetas.

Este fue el ejemplo que recibimos del Señor, amar sin medida y gastar nuestras fuerzas en animar a los decaídos, consolar a los tristes, sanar a los enfermos, perdonar a los pecadores; en una palabra, volcar el rostro y el corazón misericordioso del Señor hacia el servicio a nuestro prójimo, tales son las manifestaciones reales de nuestra vivencia del mandamiento del amor.

 

Pidámosle a María Santísima que nos enseñe a amar, como ella amó a su Hijo Jesucristo. Ob amorem Dei