Domingo, diciembre 04, 2016

EL PAN NUESTRO DE CADA DIA. 19 DE MARZO (San Mateo 1,16.18-21.24)

En la solemnidad de San José, la reflexión se enmarca en una gran virtud vivida por nuestro patriarca, nos referimos a la obediencia, que lo convirtió en verdadero modelo de cristiano, padre, esposo y hombre de fe.

En las páginas del evangelio de San Mateo en el capìtulo 1,16, encontramos el saludo del`´angel a aquél hombre escogido por Dios para ser el padre adoptivo de su Hijo Jesús: "José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que ha sido engendrado en ella proviene del Espíritu Santo. Ella dará a luz un hijo, a quien pondrás el nombre de Jesús, porque él salvará a su Pueblo de todos sus pecados".

A semejanza de la Virgen María, cuando recibió el saludo del ángel; San José anonadado, aceptó desde el corazón el querer de Dios y en todo hizo su divina voluntad, mostrando de esta forma su total adhesión al plan de la salvación trazado desde antiguo; en realidad, Dios encontró en San José, a un hombre ejemplar, digno de veneración para quienes lo consideran su patrono, como es el caso de los Oblatos, a cuyo patrocinio esta su prenoviciado.

En síntesis, San José es para la tradición católica un modelo inmenso de virtud; lo cual significa que su vida ejemplar, se debe convertir en un reto para los hombres de este tiempo sumergidos en un mar de actividades, sin el tiempo necesario para pensar en el cultivo de sus virtudes y en la edificación de su vida al estilo de San José.

En este día de la fiesta de San José, saludamos a los hombres del mundo entero, le suplicamos que Dios les ayude en todos sus trabajos y fatigas e imploramos del Señor bendiciones copiosas para ellos. Feliz dia del hombre.
Ob amorem Dei.