Miércoles, diciembre 07, 2016

EL PAN NUESTRO DE CADA DIA. 1 DE MARZO (Mt 7,7-12)

En el capítulo 7 de San Mateo encontramos la imagen de un Dios muy cercano, a quien le podemos llamar papá. Ese Dios lejano abandonó su misterio y aproximándose a nuestra realidad humana, nos dice: ”pedid y se os dará, buscad y encontraréis, tocad a la puerta y se os abrirá". Esta expresión habla de la disposición del corazón de un padre para brindar lo mejor a sus hijos, esto es amor, compasión, misericordia y por supuesto perdón.

Desde estos presupuestos, nos es fácil entender entonces que nuestra oración dirigida a Dios debe transformarse enun dialogo amoroso, capaz de facilitar un encuentro íntimo del hombre con Dios, en el cual el creyente se sienta amado y escuchadopor su padre.

En este sentido, hemos de aprovechar eltiempo de Cuaresma para cultivar la oración desde el silencio de nuestro corazón, pues solo aquel que es capaz de escuchar a Dios, tiene la posibilidad de descubrir y hacer su divina voluntad.

A María santísima, la mujer de la cuaresma le pedimos que disponga nuestro corazón para establecer a diario un dialogo amoroso con Dios nuestro Padre, que nos escucha simplemente porque nos ama.

. Ob amorem Dei.