Jueves, diciembre 08, 2016

EL PAN DE LA PALABRA PARA EL 8 DE FEBRERO. (Mc 7, 14-23)

A poco tiempo del inicio de la CUARESMA, el evangelio de hoy nos marca el propósito de este tiempo litúrgico a saber: la transformación de la mente y del corazón, como sinònimo de CONVERSION, concepto que se convierte en una relidad, en la medida en que los creyentes peregrinemos hacia nuestro propio interior, pues en el silencio del corazón habla Dios; y su diálogo amoroso no es otro sino la invitación a ser mejores en todo sentido, a expulsar de nuestro modo de vivir, todo aquello que no es propio de nuestra condición de hijos de Dios;en una palabra a dejar habitar a Dios en lo más profundo de nuestras entrañas.

 

Que de la mano de la Virgen María en su Corazón Inmaculado y animados por la fuerza del Espíritu Santo, seamos capaces de vivir la metanoia propia de la cuaresma, es decir, la transformación total de nuestro ser para garantizar nuestra configuración con Jesucristo. "Ob amorem Dei".