Sábado, diciembre 03, 2016

DOMINA TUS EMOCIONES

DOMINA TUS EMOCIONES

¿Te imaginas cuántos problemas evitaríamos si dejáramos de permitir que nuestros sentimientos nos controlen la vida?

Dios nos hizo seres emocionales y a través de la vida sentiremos muchas emociones. Las emociones pueden ayudarnos o engañarnos, todo depende de cómo las manejemos. Una de las áreas donde trabaja el enemigo es en nuestra mente, y las emociones están conectadas directamente con los sentimientos. El enemigo hará su mejor esfuerzo para usar tus emociones en tu contra, él sabe que si te puede engañar para vivir en base a lo que sientes, entonces te mantendrá derrotado. Muchas personas el día de hoy están cayendo en la trampa, permiten que sus emociones controlen su vida. Si se levantan en la mañana de mal humor, se sienten mal, entonces siguen ese sentimiento y están todo el día deprimidos, van a trabajar y si alguien los molesta, ellos sienten discutir y empieza la pelea. Van a la tienda y sienten comprar algo, pero no lo pueden pagar, se dejan llevar por sus emociones y lo compran igual. No podemos vivir en base a los sentimientos y vivir una vida de victoria. Tú debes entender que no debes depender de tus sentimientos, los sentimientos te llevarán a donde sea, ellos siempre están cambiando.

Tú te puedes sentir muy bien ahora y muy mal al rato, nadie te puede garantizar como te puedes sentir. Puedes irte a dormir de muy buen humor, pero a la mañana siguiente, sin ningún motivo, te levantas irritado, no quieres ir a trabajar, no quieres ver a nadie. Tienes que tomar una decisión, ¿vas a seguir tus sentimientos para ser negativo y amargado, o vas a escoger dominar tus emociones y ser feliz sin importar como te sientes? La verdad es que no podemos evitar tener sentimientos negativos, así que tenemos que aprender a controlarlos en vez de permitir que ellos nos controlen. Lo que quiero que veas es que tú no tienes por qué seguir tus emociones, solo porque te levantas y te sientes desanimado. Solo porque te sientes un poco enojado no significa que tienes que enojarte. Debes darte cuenta que son tus emociones y debes controlarte, ser disciplinado con lo que es correcto sin importar lo que sientas. Si tú vives en el nivel más bajo y tu carne siempre se sale con la suya, entonces vas a terminar haciendo rabietas, diciendo cosas que no deberías, comprando cosas que no deberías, comiendo cosas que no debes, te va a causar muchos problemas y todo eso es porque permites que tus sentimientos te controlen, no estás siendo disciplinado y tomas la salida fácil. Es mucho más fácil hacer lo que sentimos, es mucho más fácil hacer un berrinche cuando no logramos las cosas, que mantenernos tranquilos y calmados.

Es mucho más fácil resentirse y no perdonar, que pasar por alto una ofensa. Es mucho más fácil sentarse a ver televisión que salir a hacer ejercicios y cuidar el cuerpo que Dios te dio. Mira lo más fácil es dejar que la carne siempre nos controle, pero cuando vivimos una vida floja y sin disciplina nos quedaremos siendo mediocres.

La Biblia dice en proverbios 16:32 “Es mejor tener dominio propio que dominar una ciudad”.  El dominio propio es como se oye, tú te controlas a ti mismo, en otras palabras. Cuando sientes que las emociones se levantan y sientes ofender a alguien, no ejerces dominio propio y mantienes la boca cerrada. Cuando te levantas el domingo en la mañana y no tienes ganas de ir a la iglesia, no, eres disciplinado y vas. Cuando te quieres salir de la iglesia temprano para evitar el tráfico, no, tú ejerces dominio propio y te quedas hasta el final del servicio. El domino propio significa tener el control. Cuando quieres ver algo que sabes que no deberías, no cedas a tus sentimientos, toma el control y apaga esa basura. Cuando quieres comerte el segundo vaso de nieve y tu carne dice: “¡dame más, lo quiero!”, no, toma el control y dile a tu carne que no. Pero dices, es muy difícil, tengo muchas ganas, ¿te imaginas cuantos problemas evitaríamos si dejáramos de permitir que nuestros sentimientos nos controlen la vida? Piensen en los problemas de salud que tenemos hoy. Porque la gente no disciplina sus emociones, viven estresados, preocupados, no comen bien, no duermen bien, no hacen ejercicios, no sienten ganas. Piensen las relaciones que se están destruyendo solo porque la gente quiere complacer a su carne. No quieren perdonar, abren la boca sin pensar, dicen cosas que no deberían, viven con rencor, siguiendo sus sentimientos, en vez de hacer lo que es correcto. Y algunos de ustedes saben que deben pedirle perdón a su pareja, Dios ha estado tratando contigo, así escuchas su voz diciendo “pídele perdón” pero hay un problema, no sientes ganas de hacerlo. Va a lastimar tu orgullo y ahora permites que los sentimientos y tu carne te alejen de hacerlo, te alejen de la victoria. Pero dices, ¡Yo no tengo la culpa, ella la tiene, o él está mal! No importa, si Dios te dice que lo hagas tú lo tienes que hacer, se una persona mejor y controla tus emociones. Haz lo que es correcto te guste o no, no vale la pena lastimar tu relación por ser terco y permitir que tus sentimientos te estén controlando.

Y sabes nunca va a llegar el día en que simplemente quieras tratar a todos bien, muchas veces estarás con personas que te estresan, que son difíciles, y quizá no quieras perdonarlos, quizá no sientas tratarlos con respeto y honor pero tú conoces la biblia, dice que debemos amar aun a nuestros enemigos, debemos hacer bien, aun a quienes nos lastiman, no dice, ámalos “si lo sientes”, “si lo sientes” perdona, “si lo sientes” haz el bien ¡No!. Si vamos a vivir en victoria tenemos que superar los sentimientos, superar las emociones y superar nuestra carne. Vive una vida de disciplina y haz lo que está bien lo sientas o no.
La biblia dice en Romanos 8:8 “Los que viven bajo el dominio de la carne no pueden agradar a Dios”. Aquellos que sirven al apetito y los impulsos de la naturaleza carnal no pueden agradar a Dios. Piense en lo que significa servir, todos hemos ido a un banquete alguna vez en el que nos sirven, entramos, nos sentamos a la mesa y alguien nos sirve, nos traen todo lo que queremos. Le decimos al mesero --tráeme más agua, más aderezos, ella quiere un poco más de té, tráeme una taza de café--. Una orden tras otra orden, nos relajamos y ellos nos sirven lo que queremos.

Eso es lo que significa servir a la carne le das todo lo que quiere. Tu carne dice, quiero ver esa película aunque es sucia, tú le dices, está bien, vela, quiero comprar esa ropa aunque no tengo dinero, está bien, cómprala, quiero ser grosero, quiero insultar a alguien, muy bien, se grosero. Quiero flojear quedarme dormido, muy bien hazlo, no quiero perdonar, quiero guardar rencor, OK, tú eres el jefe haz lo que quieras.

Muchas personas están viviendo así, le sirven a su carne, hacen cualquier cosa que sientan hacer. Pero la biblia dice que cuando vivimos esa vida superficial no agradamos a Dios y cuando no agradamos a Dios no recibimos su bendición.

Si quieres llegar a otro nivel y experimentar el poder de Dios entonces tienes que madurar, tienes que crecer, tienes que superar tus sentimientos, deja de servirle a tu carne. Pero dices, “Yo soy maduro, hace muchos años que soy cristiano”. Mira la madurez espiritual no tiene nada que ver con el tiempo que llevas siendo cristiano, sino tiene que ver con qué clase de resultado estas mostrando.

¿Estás controlando tus emociones? ¿Estás siendo amoroso? ¿Tratas a la gente con respeto? ¿Haces lo que es correcto aun cuando te sucede algo malo? ¿O estás viviendo en base a tus sentimientos siempre sirviendo a tu carne?

Si quieres crecer, debes aprender a hacer lo que es bueno, especialmente cuando no lo sientas. Solo porque no quiero humillarme y pedir perdón, no significa que no lo deba hacer.

Cuando alguien se te mete en el tráfico aun cuando quieras hacerle señas con tus manos y decir lo que piensas, no sirvas a tu carne, crece, pasa esa prueba y Dios te va a promover. Cuando vas a la tienda y sientes esas ganas de comprar todo y quieres gastar dinero aquí, gastar dinero allá, aun cuando no lo puedes pagar, ¡No! domina tus emociones y no permitas que te controlen.

La Biblia dicen en Romanos 8:13 “La carne quiere dictar nuestras vidas”. Tu carne quiere controlar tu vida y si cometes el error de vivir en base a tus emociones y siempre le das a la carne todo lo que quiere entonces vas a permanecer inmaduro espiritualmente y vas a vivir en mediocridad.

La biblia dicen en Salmos 7:9 “Dios probara nuestras emociones”. Algunas veces Dios permite que pases por periodos de mucho estrés, periodos en los que puedes ser tentado, desanimarte y deprimirte, quizás pases por situaciones que te hagan perder la cabeza.

Por ejemplo alguien es grosero contigo, alguien te exaspera, todo te sale mal y tú estarás tentado a seguir tus sentimientos y ser grosero también o estarás tentado a rendirte, caer en la autocompasión. No, tú debes reconocer que estás pasando por un tiempo de prueba, Dios quiere saber si vas a permitir que la carne te controle.

¿Vas a vivir por sentimientos y darle toda la carne? O vas a crecer, vas a dominar tus emociones, vas a pasar esa prueba, estarás tranquilo y relajado, harás lo correcto aun cuando lo malo te sucede.

Lo he visto en mi propia vida, naturalmente soy una persona positiva y optimista, pero los últimos meses a veces por la mañana cuando me levanto lo primero que pienso es “todo en el mundo está mal, tengo mucho que hacer hoy, que difícil va a ser” y muchas veces aun antes de salir de la regadera, ya me siento cansado, desanimado, pienso que día tan pesado va a ser el día de hoy. Yo ni siquiera soy así y pienso ¿Dios porque me siento así que me pasa? Y Dios trajo a mi mente el versículo que les dije de Salmos “Dios probará nuestras emociones”. Dios me dijo, esa es una prueba de tus emociones, yo entendí que debo dominar mis emociones y no permitir que ellas me dominen, yo me di cuenta que, solo porque siento esa pesadez no la tengo que seguir.

Yo puedo decidir qué clase de día voy a tener, yo puedo decidir ser feliz sin importar como me sienta, así que en vez de meditar en esos pensamientos negativos, yo aprendí a meditar en lo que Dios dice de mí, yo aprendí a levantar mis manos y decir “Padre gracias porque siempre me haces triunfar, yo no soy una víctima soy victorioso, yo sé que este día lo hiciste tú, me gozaré y estaré feliz, me emociona lo que tienes para mí”.

El Apóstol Pablo dijo en Hechos 26:2 “Yo me pienso feliz”. Tienen la capacidad de quitarse el desánimo con sus pensamientos, ustedes pueden pensarse fuera de la depresión, tus emociones seguirán a tus pensamientos, si tienes buenos pensamientos por un buen tiempo entonces serás feliz. Si piensas en gozo, paz y victoria vas a sacar toda la demás basura fuera de tu vida.

Y no se sorprendan si pasan por pruebas, durante ese tiempo tienen que asegurarse que están dominando sus emociones y que están haciendo lo que es correcto lo sientan o no, si tu pasas esa prueba Dios te va a promover, estará contento contigo y te llevará a nuevos niveles.

Debemos entender que si queremos llegar más arriba nuestra carne tiene que ir más abajo. Pablo dijo “muero diariamente a mi carne”, él decía “cada día crucifico mi carne”, cada día domino mis emociones. Eso es lo que se necesita para crecer y para madurar.

En 1 Corintios 3:3 hay un examen que podemos hacer para saber si somos espirituales o no, dice así “Ustedes son carnales cuando tienen la naturaleza en la carne cuando están bajo el control de los impulsos ordinarios” dice que somos inmaduros, que somos carnales cuando somos controlados por los impulsos y emociones ordinarias.

En otras palabras mientras vivamos por sentimientos, mientras sigas permitiendo que las emociones controlen tu vida entonces eres inmaduro, eres un bebé  y no vas a heredar lo que Dios tiene para ti. Todo somos herederos de Dios, él tiene grandes cosas para ti, pero al menos que crezcas y madurez entonces no las puedes recibir.

Cuantas personas conocemos que viven bajo el control de impulsos ordinarios, siempre explotan, escupen las palabras, no perdonan, viven en rencor, siempre tienen una mala actitud, siempre de mal humor, esos son impulsos ordinarios, son signos de inmadurez.

Cuando alguien te lastima es natural sentirse ofendido, cuando alguien te imita es natural sentirse enojado, no les estoy diciendo que nunca deben sentir emociones, no les digo que si son muy espirituales entonces nunca sentirán darle un golpe a alguien, todos tenemos emociones, Dios nos hizo así, lo que quiero decir es que no debes permitir que esas emociones te controlen, no debes actuar en base a ellas.

La biblia dice enójate pero no peques, está bien sentir la emoción de enojo solamente no actúes en ese enojo. Está bien sentirte ofendido cuando alguien te lastima pero no te permanezcas ofendido, no guardes rencor, está bien sentirse desanimado en ocasiones pero no te quedes en desanimo no permitas que te controle.

No importa cuán maduros seamos, nunca llegaremos al punto en que no tengamos esas emociones ordinarias, son parte de la vida. La clave es no permitir que te controle, no actúes en base a emociones, aprende a seguir la sabiduría y no a seguir a tus sentimientos.

Los sentimientos tienen muy poco que ver con la sabiduría y nuestras emociones siempre van a obligarnos a tomar decisiones rápidas, si no tenemos cuidado y actuamos de forma precipitada siguiendo esos impulsos, entonces tomaremos decisiones de las cuales nos podemos arrepentir. Una cosa que podemos hacer cuando sintamos esas emociones es que podemos salir de ahí, y tomarnos un tiempo.

Nunca tomes decisiones importantes cuando tus emociones estén fuera de control. Por ejemplo, tienes una discusión fuerte con tu esposa y sientes tus emociones hervir, sientes esos impulsos ordinarios, antes de actuar, decir o hacer algo que no debes te conviene salir de ahí, descansar 15 minutos, camina fuera de tu casa, cambia la atmosfera, tranquilízate y escucha la razón, escucha la sabiduría. No permitas que esos impulsos te controlen y después haz lo que sabes que está bien y eso es caminar en amor, perdonar, dar el beneficio de la duda, ser un pacificador y hacer lo posible para mantener la paz en tu casa. Hombres eso significa que cuando vas a la tienda y ves esos palos de golf que tanto te gustan, y es el último set y el vendedor te está presionando para que lo compres en ese momento ¡No!, no tomes decisiones emocionales no te dejes llevar por el momento, solo sal de ahí y sabes que regresas en media hora y luego escucha la sabiduría. Si aún no te sientes bien después de orar, después de pensarlo entonces los puedes comprar, pero no tomes decisiones emocionales de las cuales te puedes arrepentir.

Recuerda la sabiduría siempre espera, la sabiduría piensa en las consecuencias. Cuando tomamos decisiones emocionales normalmente solo pensamos en el momento pero la sabiduría siempre ve más adelante. En este momento quiero los palos de golf pero más adelante voy a necesitar el dinero, en este momento quiero gritarle a mi jefe pero más adelante no tendré trabajo, más adelante pagaré el precio.

Tenemos que aprender a seguir la sabiduría y no a nuestros sentimientos.

Algunas personas están permitiendo que sus emociones los lleven a ser infieles en su matrimonio, se dejan llevar por el calor del momento, no escuchan a la sabiduría, no escuchan a la razón y se involucran en cosas que no deberían involucrarse. Quizás digas, ya no siento lo mismo que sentía por mi esposa, ya no tengo esa chispa, sabes eso no importa, tú hiciste un compromiso y el amor no es un sentimiento es una decisión.

También puedes decir, es que me siento tan atraído a esta otra persona, él es todo lo que necesito, ella si me entiende, pero tú debes darte cuenta quien está detrás de todo eso y por supuesto que no es Dios, Dios no te va a alejar de tu pareja.

La biblia dice que somos seducidos por nuestros malos deseos, en otras palabras, estas actuando en base a impulsos emocionales, le estas sirviendo a tu carne y en ese momento quizás pienses que no pasa nada, pero más adelante pagarás el precio, luego te causará dolor y tristeza no te dejes llevar por el calor del momento. La biblia dice que huyas de la tentación, si estás en una situación así debes de salir y ser fiel a tu pareja, cumple tu compromiso, se una persona de palabra, ten integridad y haz lo que es correcto.

Hay una excusa muy común el día de hoy “Es que ya no siento lo mismo por mi esposa”, la verdad que esa es una excusa tonta. Victoria y yo llevamos 16 años de casados y yo la amo más ahora que lo que la amaba antes, pero les voy a decir no son los mismos sentimientos, los sentimientos vienen y van. Cuando salía con Victoria me daban escalofríos cada vez que la veía ella es tan hermosa mi cabeza daba vueltas, hacia todo lo que me pedía, iba de compras con ella todo el día. ¡Gracias a Dios que me liberó! Ahora soy libre pague mi deuda pero en ese entonces cuando salíamos yo andaba en las nubes, estaba emocionado, sentía escalofríos a cada rato y después nos casamos, los sentimientos duraron unos cuantos días, perdón, unos cuantos años, no podríamos ser más felices, pero la verdad, ya no me dan escalofríos cada vez que la veo y a ella nunca le dan escalofríos cada vez que me ve.

Los sentimientos vienen y se van, algunas veces es emocionante y otras es rutina pero eso no importa nosotros tomamos una decisión, nosotros hicimos un compromiso, estamos en esto para siempre y tú necesitas hacer lo mismo. Deja de vivir por sentimientos y haz lo que sabes que está bien.

Si quieres mejorar tu relación te voy a decir que hacer, comienza a tratar a tu pareja mejor que nunca, cuando tu tratas a tu pareja con más respeto, con más honor, te esfuerzas por hacer cosas buenas por ellos, entonces vas a ver tu relación mejorar.

No quedes atrapado en el calor del momento y te involucres en cosas que sabes que no debes, el enemigo siempre te dirá que el jardín del frente es más bonito, pero debes recordar que también ese se tiene que podar.

En Génesis 49 Jacob ya era muy viejo y mando a llamar a todos sus hijos para darles instrucciones finales antes de morir y en el verso 3 comienza a hablarle a su hijo mayor Rubén. Le dice: Rubén tú eres mi primer hijo y tu rango te da el derecho en honor y poder, pero eres tan inestable como agua hirviendo, y no vas a tener ese privilegio porque fuiste a la cama de tu padre y la deshonraste. Jacob decía, Rubén tu naciste para ser un líder, tu rango te dio derecho de caminar en fuerza, poder y dignidad, pero eres muy inestable, tus emociones hierven como un sartén con agua y ni siquiera las puedes controlar, siempre estas sirviendo a tu carne y como deshonraste mi cama y haz sido infiel en tu relación, porque sigues a tus sentimientos e hiciste lo que quisiste, por vivir una vida floja y desordenada nunca tendrás los privilegios del hijo mayor.

Este principio aplica para nosotros, Jesús es llamado el primogénito de muchos hijos y la biblia dice que somos herederos con él, en otras palabras todos tenemos el derecho del hijo mayor. Tú y yo nacimos para ser líderes, para vivir en victoria, fuiste creado para tener fuerza, poder y dignidad. Dios te llamó para ser campeón en la vida, pero aunque Dios ya pagó el precio, aun cuando nos pertenece por derecho; al menos que crezcamos, al menos que maduremos, al menos que dominemos nuestras emociones y seamos estables, entonces igual que Rubén, nunca obtendremos lo que por derecho nos pertenece.

Los quiero retar el día de hoy, no vivan por sentimientos, no permitan que la carne los controle, sigan la sabiduría, recuerda está bien sentir emociones solamente no se dejen controlar, la sabiduría siempre espera no tomen decisiones emocionales.

Amigos Dios quiere derramar su bondad en tu vida pero tienes que hacer tu parte y crecer, no importa cuántas veces te hayas equivocado, todos nos equivocamos, no quiero que salgas de aquí condenado o sintiéndote culpable, sal de aquí con un reto, toma la decisión que a partir del día de hoy harás lo que es correcto. Vas a dominar tus emociones, vas a controlar tu carne, no vas a vivir por emociones, si haces eso Dios te va a promover, él te llevará a otro nivel de victoria y ahí experimentarás la grandeza de lo que Dios tiene para ti. ¡Amen, Dios los Bendiga!

Fuente: http://www.avanzapormas.com/Joel-osteen/domina-tus-emociones.html