Jueves, diciembre 08, 2016

DIFICULTAD PARA DORMIR

La dificultad para dormir puede implicar dificultad para conciliar el sueño apenas uno se acuesta en la noche, despertarse muy temprano en la mañana o despertarse frecuentemente durante la noche. También puede involucrar combinaciones de estos patrones

Consideraciones generales

Toda persona tiene una noche de desvelo ocasional y para la mayoría de ellas esto no es un problema. Sin embargo, hasta el 25% de los estadounidenses informan sobre problemas ocasionales para conciliar el sueño. Los problemas de sueño crónicos afectan aproximadamente al 10% de las personas.

La falta de sueño reparador puede afectar su capacidad para llevar a cabo las responsabilidades diarias, debido a que usted está demasiado cansado o porque tiene problemas para concentrarse. Todos los tipos de insomnio pueden llevar a somnolencia diurna, mala concentración e incapacidad para sentirse renovado y descansado en la mañana.

La mayoría de los adultos se desempeñan bien durmiendo aproximadamente 8 horas cada noche hasta los 60 años de edad; después de esta edad, 6 horas pueden ser suficientes. Aunque los ancianos necesitan dormir menos, casi la mitad de las personas mayores de 60 años experimenta algún grado de insomnio.

La mejor medida de la cantidad de sueño que se necesita es la forma cómo usted se sienta. Si se despierta sintiéndose renovado es porque está durmiendo lo suficiente. Para algunas personas, esto puede tomar sólo 4 horas, mientras que otras pueden necesitar hasta 10 horas de sueño para poder sentirse descansadas.

El uso de medicamentos para tratar el insomnio puede servir en ciertas situaciones, pero hay riesgos potenciales. Los antihistamínicos (el ingrediente principal en las pastillas para dormir de venta libre) pueden llevar a dependencia, tolerancia y con el tiempo pueden afectar la memoria. Los sedantes se deben utilizar bajo el cuidado cercano de un médico debido a que también pueden causar tolerancia o dependencia. La suspensión de estos medicamentos puede causar insomnio de rebote y síndrome de abstinencia.

Es infrecuente que una enfermedad potencialmente mortal sea la causa de problemas con el sueño. Para muchas personas, los malos hábitos de sueño son la causa. Sin embargo, debido a que el insomnio es un síntoma clave de depresión, usted debe someterse a un chequeo con respecto a esta enfermedad si está teniendo problemas para dormir.

El insomnio puede causar:

A quien acudir?

Una consulta con un psiquiatra u otro profesional en salud mental puede servir para evaluar los trastornos psiquiátricos que pueden llevar al insomnio. Si usted sufre de depresión, los antidepresivos le pueden ayudar con el problema del sueño y con la depresión. Estos medicamentos no conllevan las mismas preocupaciones acerca de la dependencia y la tolerancia como los sedantes

Causas comunes

Causas posibles de  insomnio en los adultos:

En bebés:

La mayoría de los recién nacidos despierta varias veces durante la noche, pero hacia la edad de 6 meses duermen generalmente toda la noche. Cuando llegan al primer año, duermen un promedio de 16 horas por cada 24 de las cuales, dos o tres horas, las duermen durante el día.

El insomnio en los bebés puede deberse a:

Como manejar el insomnio?

Ensaye modificando los hábitos de sueño nocturno y otros comportamientos antes de tomar medicamentos para el insomnio.

Por ejemplo:

EN BEBÉS Y NIÑOS

Consulte con el médico si:

Al visitar a su medico, es recomendable , llevar la siguiente informacion:

El médico llevará a cabo un examen físico. Para ayudar a entender mejor los problemas del sueño, le pueden preguntar lo siguiente:

Algunos antidepresivos como Trazadona se pueden usar a la hora de acostarse porque le inducen el sueño. Si el insomnio es causado por depresión, el tratamiento apropiado de esta afección con la terapia o los medicamentos apropiados debe resolver el problema.

Los sedantes benzodiazepínicos, como clonazepam (Klonopin) o lorazepam (Ativan), son medicamentos ansiolíticos que también pueden ayudar a inducir el sueño en las personas, pero se deben usar con cautela porque pueden causar adicción.

Los somníferos más nuevos, llamados hipnóticos, ayudan a reducir el tiempo que le toma a usted quedarse dormido y la probabilidad de que sean adictivos es menor que con las benzodiazepinas. Dos ejemplos son los medicamentos recetados zolpidem (Ambien) y zaleplon (Sonata).

ADVERTENCIA: La FDA le ha solicitado a los fabricantes de medicamentos sedantes e hipnóticos para conciliar el sueño poner etiquetas de advertencia más fuertes en sus productos, de tal manera que los consumidores estén más conscientes de los riesgos potenciales. Los posibles riesgos a presentarse mientras se toman tales medicamentos comprenden reacciones alérgicas intensas y comportamientos peligrosos relacionados con el sueño, incluyendo conducir con sueño.