Sábado, diciembre 03, 2016

BOLETIN FORMATIVO PADRE MISAEL CASTILLO LEON. EQUIPO DE FORMACION OBLATO. (EFO). No 2. 2011.

CONGREGACIÓN DE MISIONEROS OBLATOS DE LOS CC.SS DE JESÚS Y MARÍA
BOLETIN FORMATIVO P. MISAEL CASTILLO. O.CC.SS.
EQUIPO DE FORMACION OBLATO E.F.O. OCTUBRE DE 2011

INTRODUCCIÓN

Con mi saludo fraterno,  presento a Usted hermano en la oblatividad este segundo boletín formativo, en el cual no sin antes recordar los tres ejes transversales del EFO para este trienio planteados en el número precedente a saber: 1.- Oblatos en formación constante, 2.- Una comunidad formativa que desea encontrarse personalmente con Jesucristo por medio de la Palabra y 3.- Una mentalidad nueva al estilo de Matovelle; explicitaré dos tópicos importantes para nuestra dinámica formativa: 1.-  Un  nuevo espíritu para superar los problemas en la formación oblata, y 2.- Un nuevo corazón para concretar las líneas de solución formuladas por el EFO.
Con el deseo que este boletín formativo nos conduzca al ejercicio de  pensar la Congregación y al mismo tiempo de meditar en nuestra propia vida, caminemos con Matovelle hacia adelante porque los mejores días están por venir.

I. UN NUEVO ESPÍRITU PARA SUPERAR LOS PROBLEMAS EN LA FORMACIÓN OBLATA

 “Todo tiene su momento, y cada cosa su tiempo bajo el cielo:
Su tiempo el nacer, y su tiempo el morir; su tiempo el plantar, y su  tiempo el arrancar lo plantado.
Su tiempo el matar, y su tiempo el sanar; su tiempo el destruir, y su tiempo el edificar.
Su tiempo el llorar, y su tiempo el reír; su tiempo el lamentarse,  y su tiempo el danzar.
Su tiempo el lanzar piedras, y su tiempo el recogerlas; su tiempo el abrazarse, y su tiempo el separarse.
Su tiempo el buscar, y su tiempo el perder; su tiempo el guardar, y su tiempo el botar.
Su tiempo el rasgar, y su tiempo el coser; su tiempo el callar, y su tiempo el hablar.
Su tiempo el amar, y su tiempo el odiar; su tiempo la guerra, y su tiempo la paz”. (Qo 3,1-8)

La categoría “tiempo”  en la Sagrada Escritura se debe entender como la historia misma donde Dios se revela, se trata de un ámbito en donde acontece la historia de la salvación y al mismo tiempo la historia del pecado, y por tanto la necesidad de una metanoia en el alma de aquél que desea no mirar atrás, y  por ende, seguir a Dios el dador de la vida y a Jesucristo el Salvador.
En este sentido “el tiempo largo”, “la larga vida”, era considerado un regalo de Dios para el creyente, pues era un tiempo de bendición que  le permitía a hombre y a la mujer construir su felicidad; en cambio, el “tiempo corto”, “la vida corta”, eran considerados un castigo, para aquellos que no valorando el tiempo de gracia, preferían vivir como si Dios no existiera, obteniendo como resultado “la muerte”, tiempo en el cual, no se construyó la felicidad sino la condenación.

Desde esta perspectiva creemos que reconociendo nuestro “tiempo”, como la posibilidad para evaluar, corregir y construir  la historia formativa oblata, hemos de lanzarnos hacia el futuro con un nuevo espíritu y un nuevo ardor, el espíritu de nuestro carisma oblato y el ardor de Jesucristo, que nos permitirán superar con generosidad, compromiso y creatividad los problemas identificados en el área de la formación por parte del Capítulo XXIV de nuestra Congregación y que mencionamos a continuación:

1.- No hay adecuada y permanente aplicación de la normatividad en la formación y por tanto falta ajustar estructuras en las etapas de formación.
2.- Falta capacitar a los formadores.
3.-No se ha cuidado la vida interior del sacerdote joven.
4.-Falta esmerarnos en crear un  ambiente propicio  para favorecer la formación.
5.-Poco conocimiento del Carisma y de la espiritualidad oblatos.
6.-Desequilibrio entre formación, pastoral, vida fraterna  e identidad oblata.
7.- No es prioritario aún en la Congregación la promoción juvenil y vocacional.
8.-Se han generado padrinazgos en el campo formativo.
9.-Falta fortalecer la formación sacerdotal a todo nivel.
10.- Urge diseñar y estructurar el proceso formativo de los Misioneros Oblatos excediendo los límites de lo absolutamente jurídico.            
11.-No se ha asumido satisfactoriamente las diferencias culturales
12.-Frágil perseverancia en los candidatos que llegan, producto de un proceso vocacional acelerado.

La problemática anteriormente planteada se superará sólo cuando los oblatos engendremos en nuestro interior un nuevo espíritu, para un tiempo kairotico en la Congregación, esta es la oportunidad histórica que tenemos en nuestras manos para impulsar el caminar de la Institución hacia un nuevo porvenir; necesitamos generosidad en todo sentido para generar ambientes formativos adecuados para la construcción de los nuevos oblatos, necesitamos   imbuirnos del ideal comunitario que hay que llevarlo a cabo por encima de todo interés personalista; necesitamos entender a nuestra Congregación como nuestra madre de quien hemos recibido todo y por quien hemos de gastarnos de manera absoluta; este es el tiempo en el cual hemos de hacer brillar a nuestra congregación con el brillo de los oblatos nuevos con un espíritu nuevo, el espíritu de la oblatividad, el espíritu del resucitado.

II. UN NUEVO CORAZÓN PARA CONCRETAR LAS LINEAS DE SOLUCIÓN FORMULADAS POR EL EFO.

« ¿Quién tiene miedo y siente enflaquecer su ánimo? Váyase y vuelva a su casa, para que no desanime el corazón  de sus hermanos como lo está el suyo.» Dt 20,8

Con esta iluminación bíblica queremos hacer notar que el Oblato no puede ser hijo del miedo, sino hijo de la valentía, del progreso y del desarrollo personal y comunitario; el Oblato que requiere nuestra comunidad hoy, es aquél que sin desanimarse se levanta y vuelve a caminar en pos de Cristo en medio de las vicisitudes que la vida  le ofrezca; el Oblato de nuestro tiempo no puede con su forma de vida desanimar a los demás, por el contrario ha de pregonar con firmeza que por la senda de la oblatividad podemos ser felices. Desde el libro del Deuteronomio el Señor nos enseña que no es posible seguirlo con un corazón desanimado y triste, que no es posible animar a los otros desde un espíritu enflaquecido por la ausencia de Él; por el contrario, contando con la fuerza del Señor, el Oblato impulsado por un nuevo corazón, el corazón del que ama a Dios y le obedece, ha de ser y aparecer ante sus hermanos como signo de alegría, de felicidad y realización personal en su consagración a Jesucristo.

Para el progreso de nuestra Congregación ahora más que nunca se necesita tener un nuevo corazón para hacerla grande y significativa en medio del mundo; los Oblatos necesitamos tener un corazón lleno de Dios para no ser un obstáculo en la marcha de los proyectos comunitarios; es un imperativo en el hoy de nuestra historia congregacional, tener un corazón lleno de optimismo , alegría y generosidad para generar los cambios que la Comunidad ahora requiere; en una sola palabra podemos decir que mientras tengamos corazones anquilosados por la rutina, por la falta de creatividad y por el vacío de Dios, no florecerán jamás esos nuevos corazones que se necesitan para concretar en todos los frentes de la vida oblata las líneas de solución planteadas por el XXIV Capítulo General.
Por lo tanto, en lo atinente al EFO, es de vital importancia tener un nuevo corazón para hacer realidad los retos que en seguida mencionamos y que marcarán el nuevo rumbo de la dimensión formativa.

1.- Conocer al P. Fundador y dejarnos iluminar por su vida.
2.- Generar un cambio de mentalidad en la opción fundamental por Cristo en la Congregación.
3.- Acompañar cercanamente a nuestros formandos.
4.- Cuidar de la vida interior del sacerdote joven.
5.- Discernir responsablemente el carisma.
6.- Asumir y promover la pastoral juvenil y vocacional, como un trabajo prioritario de la Congregación.
7.-Acoger a los jóvenes con cariño, amistad compartida, comprensión y escucha, para que sintiéndose acogidos, se suscite en ellos el sentido de pertenencia con la Congregación.
8.- Cultivar en las etapas de formación el  trabajo en equipo, en todos los procesos de la vida oblata.
9.- Exigir la preparación y actualización permanente en los campos que ayuden a la formación, para que nuestros formandos tengan la posibilidad de responder a las exigencias del mundo con altura y criterio.
10.- Disponibilidad para trabajar sacrificadamente por la Institución.
11.-Un apoyo inquebrantable al E.F.O. como organismo rector de la formación.
12.- Desarrollar un camino de esperanza y compromiso con la Congregación.

Con la firme convicción de contar con el auxilio de los corazones Santísimos de Jesús y María, y animados por la presencia amorosa de nuestro venerable P. Fundador, imploremos de Dios un espíritu y un corazón nuevos para llevar a nuestra Congregación a la cima de la santidad.

Vicario General.

 

NOTICIAS EFO.

.- DIOS BENDIGA EL MINISTERIO DEL P. HENRY HERNANDEZ.

.- OREMOS POR LOS HNOS ROBINSON, JULIO Y JHON JAIRO EN SU ESTADIA EN ITALIA.

.- ORDENACION SACERDOTAL: Diáconos: Cornelio Narváez y Leandro Vallejo. Ipiales, diciembre 1 de 2011. Hora 11.00 a.m.

.- RETIROS DEL EFO Y DE LA COM: del 9 al 14 y del 23 al 28 de enero de 2012.