Miércoles, diciembre 07, 2016

BOLETIN FORMATIVO PADRE MISAEL CASTILLO LEON. EQUIPO DE FORMACION OBLATO. (EFO). No 1. 2011.

CONGREGACIÓN DE MISIONEROS OBLATOS DE LOS CC.SS DE JESÚS Y MARÍA
BOLETIN FORMATIVO P. MISAEL CASTILLO. O.CC.SS.
BOLETIN FORMATIVO PADRE MISAEL CASTILLO LEON.   EQUIPO DE FORMACION OBLATO.  (EFO). No 1. 2011.

PRESENTACION
EL presente boletín formativo, nace como un homenaje al Rvmo. P. Misael Castillo, nuestro Vicario General por siempre, quien Dios lo llamó a vivir con Él en la gloria del cielo. Este boletín no es INFORMATIVO, sino FORMATIVO; en la medida en que el presente Vicario General mediante el desarrollo teórico de algunos conceptos y el tratamiento de temas importantes para las comunidades formativas iniciales y permanentes, suscitará momentos personales y comunitarios de reflexión para la configuración del formando oblato con Jesucristo, nuestro único Maestro.
En el caso del presente número, la intención es recordar el camino que el EFO  se ha planteado desde el diagnóstico de la realidad formativa plasmada en el 2008, hasta la fijación de la meta a cumplir hasta el 2014; por otro lado, en este boletín se presentan los tres ejes transversales sobre los cuales el Vicario General enfatizará hasta el 2014, en sintonía total con el Plan Global 2008 – 2026 y con los resultados arrojados en la VI Asamblea General del Equipo de Formación Oblato llevada a cabo en Shalom el 3, 4 y 5 de mayo de 2011.

I. EL EFO EN CAMINO

1.- REALIDAD DE LA FORMACION OBLATA

La Congregación tiene determinados y estructurados una serie de criterios de selección y acompañamiento, pero no se ha logrado dar la adecuada y permanente aplicación de los mismos. Igualmente falta ajustar estructuras adecuadas para algunas etapas de formación así como la capacitación y dedicación exclusiva de los formadores que acompaña el proceso en sus diferentes etapas. El EFO, cuenta con un equipo de formadores, quienes cumplen con lo estipulado en los reglamentos, acompañan de tiempo completo a sus formandos, ha logrado el fortalecimiento de las etapas, hay casas definidas para cada etapa y cuenta con su caja de formación propia. Para esto se hace necesario tomar la formación en serio, renunciar  a nosotros mismos y actuar de acuerdo al plan global, sabiendo que el aspecto formativo hará florecer nuestra Comunidad

2.- IDEA FUERZA EN LA FORMACION

Acompaña en un proceso integral y estructurado de formación  a los  misioneros oblatos para construir verdadera fraternidad y llegar a ser,  personal y comunitariamente,  signos eficaces de transformación del mundo y operarios idóneos del Reino,  en el misterio eucarístico de Jesús,  al amparo del Corazón inmaculado de María.
Propicia para ello un encuentro personal con Jesucristo en cada una de las etapas de formación que genere un proceso de conversión haciendo creíble la vida consagrada en el mundo de hoy en una actitud de comunión y solidaridad.

3.- IDEA FUERZA EN LA FORMACION PERMANENTE

Reaviva diligente y constantemente el crecimiento humano-comunitario, espiritual, académico y pastoral del oblato, quien, en docilidad al Espíritu, se esfuerza en la revitalización del carisma fundacional, especialmente en tiempos particulares de formación,  de acuerdo con las circunstancias y necesidades, con el fin de  responder eficaz y competentemente a la voluntad de Dios, que nos invita a la santificación personal y comunitaria en medio de los desafíos y transformaciones del mundo. (Const. 131-136)

4.- META.
PRIMERA ETAPA: CONSOLIDACION INTERNA. (Discípulos) 2008-2014
El EFO, en el 2014, ha estructurado fortalecido y dinamizado el proceso vocacional  y  formativo oblato así como su economía, de tal manera que la promoción vocacional, formación inicial y permanente gozan de un acompañamiento continuo animado por personal idóneo que viviendo  el carisma de hostia e inmolación testimonian e impulsan a los jóvenes a un compromiso total en el seguimiento l de nuestro Señor Jesucristo, siendo signos creíbles de amor y esperanza para el hombre de hoy. Igualmente  se tiene el programa de preparación para laicos, quienes han comprendido el carisma y su sentido misionero y lo han asumido responsablemente.

CRITERIOS
1.- La formación de los Oblatos acentúa el valor de la magnanimidad (generosidad) y la magnificencia (perfección), en el espíritu del OAD.
2.-  Los Oblatos formandos han de ser conscientes que su principal apostolado es ser sujetos de formación.
3.- METODO: Los Oblatos en su proceso de formación han aprendido a obrar de acuerdo a la metodología matovellana, ser haciendo y que su expresión  sea expresión de su ser.

II. EJES TRANSVERSALES EN LA FORMACION OBLATA HASTA EL 2014.

1.- OBLATOS EN FORMACION CONSTANTE

Inmersos en la sociedad del conocimiento, es un imperativo para todos nosotros los nuevos discípulos y misioneros de Jesucristo estar bien formados a todo nivel, desde el aspecto religioso hasta el aspecto académico; pues no podemos evangelizar en nuestro tiempo con buena voluntad solamente, es necesaria una sólida fundamentación en las ciencias humanas y sociales para dar una mejor respuesta a los creyentes y no creyentes que esperan de nosotros una palabra clara, llena de contenido y de espíritu, capaz de transformar sus corazones y capaz también de generar transformaciones significativas  en el mundo, desde propuestas creativas e inteligentes.
No es una novedad expresar aquí, que hacemos parte de una CULTURA PLURAL, y que por tanto debemos estar preparados para dialogar con la misma, por la vía de los argumentos, de los disensos y acuerdos que nos permitan no aislarnos de nuestros contextos de evangelización, sino por el contrario convertirnos en luz y sal para ellos.
Con lo anterior es el deseo sentido del EFO, que toda la comunidad formativa se sienta en un permanente desaprender para volver a aprender; que se sepa en “camino”; que se sienta no terminada sino en construcción; en una palabra que haya en todos los oblatos la intención clara de formarse con calidad para que nuestra presencia en el mundo sea significativa, es por esta razón que el EFO anima a quienes están estudiando dos carreras al mismo tiempo, exige que se tomen algunos créditos en la facultad de Periodismo y comunicación según lo requerido por el Honorable Consejo General a algunos religiosos; felicita a quienes adelantan estudios de maestría; y pide a la comunidad formativa que en consonancia con el EFO baja la premisa de la libertad responsable, empiece a caminar por la vía de las especializaciones en distintas áreas del saber. Estamos convencidos que así nuestra Comunidad puede tomar peso, autoestima y presencia en el mundo a través de una nueva mentalidad que se configure como fermento oblativo en la mies del Señor.

2.- UNA COMUNIDAD FORMATIVA QUE DESEA ENCONTRARSE PERSONALMENTE CON JESUCRISTO POR MEDIO DE LA PALABRA.

En la Encíclica VERBUM DOMINI, el Santo Padre Benedicto XVI, afirma que la “Palabra de Dios es indispensable para formar el corazón de un buen pastor, de un ministro de la Palabra”; esto significa, que para los Oblatos es un deber estar en contacto permanente con la Palabra, porque a través de ella el oblato se configura y se encuentra personalmente con aquél que un día lo llamó porque lo amó: Jesucristo. No basta con hacer disquisiciones lingüisticas y exegéticas sobre la Palabra, es necesario acercarse a ella con “un corazón dócil y orante, para que ella penetre a fondo en sus pensamientos y sentimientos y engendre dentro de sí una mentalidad nueva”: “La mente de Cristo” (1Co 2,16).
Esta nueva mentalidad capacita sin lugar a dudas al consagrado para ser testigo de Dios en el mundo; la Palabra provee el ambiente que el consagrado necesita para vivir íntimamente con Dios y como es obvio anima su perseverancia hasta el final.
La vocación del consagrado toma fuerza a partir del encuentro con la Palabra que es el mismo Jesucristo; por la vía de la Palabra la vocación se descubre, el religioso la entiende, la ama y la sigue, encontrando de esta manera el camino expedito para ser feliz en compañía de aquél que ha sido descubierto en la Sagrada Escritura: Jesucristo.
La Congregación para los institutos de vida consagrada afirmó en el 2002 en “Caminar desde Cristo” “que de la Palabra ha brotado cada carisma y de ella quiere ser expresión cada regla”; por tal razón nuestras comunidades formativas encontrándose con Jesucristo, Palabra eterna del Padre, ha de mantener vivo el carisma de la oblatividad dado por esa misma Palabra a nuestro Padre Fundador.
Invita por tanto el EFO a darle importancia en todos los conventos a la LECTIO DIVINA, dejando muy claro que se debe establecer un diálogo entre exégesis, teología, espiritualidad y misión, para que la palabra fructifique el ciento por uno al interior del consagrado y de la Iglesia.

3.- UNA MENTALIDAD NUEVA AL ESTILO DE MATOVELLE.

El EFO, sabe que el florecimiento de la Congregación depende de la mentalidad  formativa con la cual se oriente la vida de los vocacionados y de todos los religiosos; esta mentalidad debe ser abierta pero inteligente, propositiva y creativa, que haga fecundar en el corazón de los vocacionados un liderazgo para Jesucristo y que  se vea reflejado en los frutos que éstos den en medio de la Comunidad y del mundo.
La mentalidad a la cual hacemos referencia, nunca puede perder de vista que si no está iluminada por el Espíritu Santo es infecunda; que si se deja seducir por los vientos fuertes de ideologías y corrientes al margen de la fe, está muerta; por el contrario, la mentalidad que planteamos aquí, es aquella que lee la vocación como un llamado de Dios para ser feliz y no simplemente como un medio profesional para salir adelante; que descubre en la vocación a la vida religiosa la sobrenatural presencia y actuación de Dios; se trata de una mentalidad preparada para  enfrentar los retos que la cultura le ofrece; dispuesta a gastar todas las fuerzas por el progreso de la Comunidad desechando todo afán personalista; que quiere ver a la Comunidad crecer en número y en santidad; que por la vía del sacrifico amoroso y personal haga brillar a la Congregación; que venciendo los límites de las fronteras pueda servir en cualquier parte del mundo y en cualquier obra de la Congregación con la disposición de aquel que ama sin medida; una mentalidad de la autoestima personal para estar en capacidad de amar a los demás; una mentalidad brillante en lo académico y fuerte en acoger las mociones del Espíritu Santo en pro de la edificación del Instituto.
Esta mentalidad cobra fuerza a partir de la espiritualidad oblata, que se resume en gastar nuestra vida en la Congregación por la vía de la caridad y del sacrificio para hacer visible en el mundo el Reinado social de Jesucristo.
Con lo anterior el EFO invita muy especialmente a los promotores vocacionales: P. juan Carlos Burbano y  Miguel Ángel Rodríguez, al formador de aspirantes el P. Luis Ernesto Restrepo; al formador de Prenovicios, P. Oljer Paz; al Maestro de Novicios, P. Javier Piarpuzán; a los formadores de postnovicios P. Wilman Granda y P. Manuel Celis y a todos los superiores que lideran la formación permanente a orientar los procesos formativos desde la primera etapa hasta la final con la mentalidad propositiva, llena de fe, creativa, abierta y dinámica arriba expuesta. Dejemos actuar a Dios en nuestras vidas y sin reserva alguna pero con rigor en la selección de los candidatos pongamos al servicio de nuestra Congregación el mejor esfuerzo para una nueva primavera vocacional.  

Vicario General.