Domingo, diciembre 04, 2016

APOCALIPSIS

Apocalipsis

APOCALIPSIS O REVELACIÓN.

 

 

 

 cielonuevo.jpg picture by rayitodeluna_2007

 

Apocalipsis, esto es, Revelación de Jesucristo, pertenece a la tradición prófetica y es el único libro de esta clase en el Nuevo Testamento, en el  domina la idea de la segunda Venida de Cristo (cf. 1, 1 y 7; I Pedro 1, 7 y 13). Es el último de toda la Biblia y su lectura es objeto de una bienaventuranza especial y de ahí la gran veneración en que lo tuvo la Iglesia (cf. 1, 3 y nota), no menos que las tremendas conminaciones que él mismo fulmina contra quien se atreva a deformar la sagrada profecía agregando o quitando a sus propias palabras (cf. 22, 18).

 

Su autor: Juan, siervo de Dios (1, 2) y desterrado por causa del Evangelio a la isla de Patmos (1, 9), una de las islas del mar Egeo que forman parte del Dodecaneso, durante el destierro que sufrió bajo el emperador Domiciano, probablemente hacia el año 96. Las destinatarias fueron "las siete Iglesias de Asia" (Menor), (Efeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardes, Filadelfia, Laodicea),cuyos nombres se mencionan en 1, 11  y cuya existencia, dice Gelin, podría explicarse por la irradiación de los judíos cristianos de Pentecostés (Hech. 2, 9), así como Pablo halló en Éfeso algunos discípulos del Bautista (Hech. 19, 2).

 

El objeto de este Libro,  es consolar a los cristianos en las continuas persecuciones que los amenazaban, despertar en ellos "la bienaventurada esperanza" (Tito 2, 13) y a la vez preservarlos de las doctrinas falsas de varios herejes que se habían introducido en el rebaño de Cristo. En segundo lugar el Apocalipsis tiende a presentar un cuadro de las espantosas catástrofes y luchas que han de conmover al mundo antes del triunfo de Cristo en su Parusía y la derrota definitiva de sus enemigos, que el Padre le pondrá por escabel de sus pies (Hebr. 10, 13).

 

El Apocalipsis presenta un relato trágico, en cuanto a que hace referencia concreta a la persecución de la naciente iglesia por el Imperio Romano, pero el objetivo fundamental es más bien ilustrar cómo pese a esta persecución, el reino de Dios prevalecerá. De esta forma, el libro del Apocalipsis es en verdad un mensaje de buenas noticias. Se trata de un conjunto de revelaciones expresadas bajo el género literario apocalíptico, que se caracteriza por la abundancia de simbolismos que hay que descifrar. Podemos vislumbrar fuertes semejanzas entre los símbolos usados en la Revelación de Juan, y otros textos bíblicos, sobre todo el libro de Daniel.

 

Pero incluso sin adentrarse en las profundidades de la exégesis, basta una cuidadosa lectura para percibir el mensaje alentador de este libro: a lo largo del escrito, el autor del Apocalipsis –que se identifica a sí mismo como Juan-, expone siete bienaventuranzas. (número que representa la totalidad). Así pues, es posible entender que el libro es un texto de total bienaventuranza.

 

Las siete bienaventuranzas que se encuentran a lo largo del Apocalipsis, son las siguientes:

 

Dichoso el que lea y los que escuchen las palabras de esta profecía y guarden lo escrito en ella, porque el Tiempo está cerca.

 

Luego oí una voz que decía desde el cielo: «Escribe: Dichosos los muertos que mueren en el Señor. Desde ahora, sí –dice el Espíritu–, que descansen de sus fatigas, porque sus obras los acompañan.»

 

Mira que vengo como ladrón. Dichoso el que esté en vela y conserve sus vestidos, para no andar desnudo y que se vean sus vergüenzas.

 

Luego me dice: «Escribe: Dichosos los invitados al banquete de bodas del Cordero.» Me dijo además: «Estas son palabras verdaderas de Dios.»

 

Dichoso y santo el que participa en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene poder sobre éstos, sino que serán Sacerdotes de Dios y de Cristo y reinarán con él mil años.

 

Mira, vengo pronto. Dichoso el que guarde las palabras proféticas de este libro.

 

Dichosos los que laven sus vestiduras, así podrán disponer del árbol de la Vida, y entrarán por las puertas en la Ciudad.

 

Está marcado por tres géneros Literarios:

 

- Género apocalíptico: Apocalíptico significa revelación, El mensaje es revelado en visiones comunicadas a Juan por un ángel. Al no poder agotar el mensaje con palabras, se expresa con símbolos, que adquieren sentido en lo anunciado y al mismo tiempo lo confirman. Este lenguaje simbólico es un esfuerzo para sugerir un misterio inefable.

 

- Género profético: El libro se presenta como una profecía. Juan escribe dentro de una perspectiva bíblica y no quiere romper con ella. De los 404 versículos del libro, 278 contienen referencias al Antiguo Testamento, de Daniel, Ezequiel, Isaías, Zacarías, Salmos y Exodo.

 

-Género epistolar: Aparece en el libro, de manera discreta, en las cartas a las siete Iglesias. Su contenido doctrinal se relaciona con el Evangelio según San Juan y sobresalen la glorificación de Cristo y la salvación como una lucha contra el mal, que se realiza en la Iglesia.

 

Tres son los sistemas principales para interpretar el Apocalipsis.

 

 El primero, lo toma como historia contemporánea del autor, expuesta con colores apocalípticos. Esta interpretación quitaría a los anuncios de S. Juan toda su trascendencia profética y en consecuencia su valor espiritual para el creyente.

 

 La segunda teoría, llamada de recapitulación, busca en el libro de S. Juan las diversas fases de la historia eclesiástica, pasadas y futuras, o por lo menos de la historia primera de la Iglesia hasta los siglos IV y V, sin excluir el final de los tiempos.

 

 La tercera interpretación ve en el Apocalipsis exclusivamente un libro profético escatológico, como lo hicieron sus primeros comentadores e intérpretes, es decir S. Ireneo, S. Hipólito, S. Victorino, S. Gregorio Magno y, entre los posteriores modernos, Ribera, Cornelio a Lápide, Fillion, etc. Este concepto, que no excluye, como antes dijimos, la posibilidad de las alusiones y referencias a los acontecimientos históricos de los primeros tiempos de la Iglesia, se ha impuesto hoy sobre los demás, como que, al decir de Sickenberger, la profecía que Jesús revela a S. Juan "es una explanación de los conceptos principales del discurso escatológico de Jesús, llamado el pequeño Apocalipsis".