Misioneros Oblatos o.cc.ss
domingo, septiembre 24, 2017

AL PRINCIPIO CREÓ DIOS

AL PRINCIPIO CREÓ DIOS

Al principio créo Dios

los cielos y las llanuras
los cielos y las llanuras.
Del mar dependen los ríos,
del estero las lagunas;
hizo el día con claridad
y a la noche bien oscura.

Pero al día le puso el sol
y a la noche
las estrellas y la luna.
Y también dice la biblia
que de un poquito de tierra
formó una linda criatura,
la hizo con capacidad
con una mente madura.

Con una mente madura
y le dio su formación
con buena literatura
de tal forma que ese hombre
de Dios tenia una fortuna.

Y vio Dios que no era bueno
que el hombre estuviera solo
pues le faltaba una ayuda,
y le hizo la compañera
de un pedazo de costilla
cerquita de la cintura,
cuando el hombre la miró
fue grande la contentura.

Fue grande la contentura,
no se iba a sentir alegre
con semejante hermosura;
en este caso el más tonto
si no se ahoga, estornuda.

Le puso una condición
de que su alimentación
fuera de las mismas frutas,
pero de la prohibida
le dijo que no comiera
así estuviera madura.

Este fue el error más grande
de esa indefensa criatura,
de esa indefensa criatura
porque se dejó engañar
por una serpiente astuta,
creo que el diablo se reía
como haciéndoles la burla.

Porque si comían la pepa
les dijo que iban a tener
una vida más segura
y fue victima su esposo
porque al comer de la misma
se le detuvo la brújula
y perdio la comunión
con el Dios de las alturas.

Con el Dios de las alturas
buscaba para esconderse
la parte más oscura
es que el pecado avergüenza
al abogado y al cura.

Y ahí empezó la desgracia
porque satanás al hombre
le encaramó la jamuga,
lo tiene haciendo lo malo
comete tantos pecados
que ya no tiene factura,
hay personas que satán
ya los tiene de montura.

Ya los tiene de montura
y en su débil corazón
colocó su guindadura
y tiene su alma cautiva
con raíces de amargura.

Hoy Jesucristo te llama
y si usted quiere ser libre
esta es la hora oportuna
ven y escapa por tu vida
sea valiente amigo mio
que Jesucristo te ayuda.

Yo no quiero que usted salga
de esta reunión con dudas,
de esta reunión con dudas
en el nombre de Jesús
reviento esas ataduras
y que el Espirítu Santo
ministre con su hermosura.

Aquí siento la presencia
de mi Señor Jesucristo
paseandose con ternura
salvando y sanando al hombre
libertando a los cautivos
de todas sus ligaduras
iglesia de Jesucristo
alise la colgadura.

Alise la colgadura,
yo sé que el diablo no quiere
que usted llegue a las alturas
pero en el nombre de Dios
repréndalo con bravura.

Y declarese en victoria
hermano mio,
así la prueba sea dura,
acuerdese de David
cuando derrotó al gigante
sin importar su estatura,
es que con Cristo, el Señor,
no hay muralla que sea dura.

No hay muralla que sea dura,
tan bonito que es vivir
guiado por las escrituras
y que Dios omnipotente
bajo su sombra nos cubra.

Ya me voy a despedir
pero les dejo un consejo
que tomemos la armadura
que al cielo van los valientes
oiga paisano,
y el cobarde si madruga.

AL PRINCIPIO CREÓ DIOS

Santa Sede

MÁS MÚSICA RELIGIOSA MÁS MÚSICA RELIGIOSA EN INGLÉS MÁS MÚSICA RELIGIOSA EN FRANCÉS MÁS VILLANCICOS

SALMO 92

SALMO 92, 1-3

Bueno es dar gracias a Yahveh, y salmodiar a tu nombre, Altísimo,
Publicar tu amor por la mañana, y tu lealtad por las noches,
Al son del arpa de diez cuerdas y la lira, con un susurro de cítara.

SALMO 92, 4-6

Pues con tus hechos, Yahveh, me regocijas, ante las obras de tus manos grito:
«¡Qué grandes son tus obras, Yahveh, qué hondos tus pensamientos!»
El hombre estúpido no entiende, el insensato no comprende estas cosas.

SALMO 92, 7-9

Si brotan como hierba los impíos, si florecen todos los agentes de mal, es para ser destruidos por siempre;
Más tú, Yahveh, eres excelso por los siglos.
Mira cómo tus enemigos perecen, se dispersan todos los agentes de mal.

SALMO 92, 10-12

Pero tú alzas mi frente como la del búfalo, derramas sobre mí aceite nuevo;
Mi ojo desafía a los que me acechaban, mi oído escucha a los malvados.
Florece el justo como la palmera, crece como un cedro del Líbano.

SALMO 92, 13-15

Plantados en la Casa de Yahveh, dan flores en los atrios del Dios nuestro.
Todavía en la vejez producen fruto, se mantienen frescos y lozanos,
Para anunciar lo recto que es Yahveh: mi Roca, no hay falsedad en él.

SALMO 95

SALMO 95, 1-3

Venid, cantemos gozosos a Yahveh, aclamemos a la Roca de nuestra salvación;
con acciones de gracias vayamos ante él, aclamémosle con salmos.
Porque es Yahveh un Dios grande, Rey grande sobre todos los dioses;

SALMO 95, 4-7

En sus manos están las honduras de la tierra, y suyas son las cumbres de los montes;
suyo el mar, pues él mismo lo hizo, y la tierra firme que sus manos formaron.
Entrad, adoremos, prosternémonos, ¡de rodillas ante Yahveh que nos ha hecho!
Porque él es nuestro Dios, y nosotros el pueblo de su pasto, el rebaño de su mano.

SALMO 150

SALMO 150, 1-3

Alabad a Dios en su santuario, alabadle en el firmamento de su fuerza,
Alabadle por sus grandes hazañas, alabadle por su inmensa grandeza.
Alabadle con clangor de cuerno, alabadle con arpa y con cítara,

SALMO 150, 4-6

Alabadle con tamboril y danza, alabadle con laúd y flauta,
Alabadle con címbalos sonoros, alabadle con címbalos de aclamación.
¡Todo cuanto respira alabe a Yahveh! ¡Aleluya!.