Jueves, diciembre 08, 2016

74. NOVENA A NUESTRA MADRE LA VIRGEN SANTISIMA DE EL QUINCHE

 NOVENA A NUESTRA MADRE LA VIRGEN SANTISIMA DE EL QUINCHE

Cuando te encuentres en alguna situación difícil, amarga o dolorosa, recurre con toda confianza a nuestra Madre Sma. de El Quinche mediante el rezo de su Novena. Cuando hayas recibido algún favor, por intercesión de la Sma. Virgen, también, acude a Ella para agradecerle, mediante el rezo de su Novena.

Si deseas progresar en tu vida humana y espiritual, afirmarte en la fe o veneer las tentaciones del demonio, acude a la Sma. Virgen de El Quinche, mediante la siguiente Novena.

L. Por la + señal...

L. Oración para todos los días. Dulcísima Madre de El Quinche. ¡Refugio de los desamparados, consuelo de los que sufrimos en este valle de lágrimas! Vuelve a nosotros tus miradas llenas de misericordia y compadécete de nuestra situación. (Comunica a la Sma. Virgen el problema que tienes). Te damos gracias por todos los beneficios que por tu intercesión hemos recibido y esperamos alcanzar las gracias que te pedimos en esta Novena. Amén.

Día Primero

L. Reflexión. Los pensamientos de Dios son distintos de los pensamientos de los hombres. Los caminos de Dios, distintos de los caminos de los hombres. María Santísima recibe el anuncio de la Encarnación del Hijo de Dios y se turba, pues no sabe el cómo ni el por qué; pero acepta la voluntad del Señor: "Hágase en mí según tu Palabra". Madre Santísima de El Quinche, en este día quiero aprender de Ti a aceptar todo lo que el Señor se digne enviarme; por eso, desde este momento también repito: "Hágase, Señor, tu santa voluntad". Sé que mi Dios desea sólo mi el bien. Por eso en El confío.

L. Dios te salve...

L. Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti celestial Princesa, Virgen, sagrada María, te ofrezco en este día: alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes Madre mía, ahora y en mi última agonía, sed mi amparo y protección.

Amén.

Entona un cántico a la Sma. Virgen.

Día Segundo

L. Oración para todos los días

L. María Santísima, en cuanto sabe que su prima Isabel está encinta, corre presurosa a casa de su pariente y se entrega a los servicios del hogar, brindándoles alegría y seguridad. El hombre ha recibido de Dios todos los dones para poderse entregar a los hermanos. Madre mía de El Quinche: en este día quiero imitar tu entrega a los devotos, por eso, no dejaré pasar oportunidad para ayudar a mis hermanos en lo que sea, sin esperar ninguna recompensa.

L. Bendita sea tu pureza...

L. Cántico.

Día Tercero

Nació Jesús pobre y humilde sobre unas pajas. Júbilo para María y José, para todos sus parientes, familiares y amigos. Cada niño es criatura de Dios, enviado por Dios; debe ser acogido con la alegría de un regalo de Dios. No importa la situación económica o social. Jesús llega al mundo para salvar a los hombres. Todos tenemos la misión de salvar a los demás para que todos se salven. Madre Santísima de El Quinche ayúdame a comprender que los niños son regalo de Dios. En este día recibiré y trataré a los niños con dulzura, con amor y hasta con sacrificio.

Termina como el primer día.

Día Cuarto

María Santísima, luego del nacimiento de su Niño, acude al templo para agradecer ese don maravilloso y entregarlo a Dios como principio y fin de toda criatura. La consagración a Dios de un niño significa el encargo que hacen los padres para que el Señor lo tome bajo su responsabilidad, lo cuide con más amor y le rodee de mayores cuidados. ¿Pueden el padre y la madre de familia, hacer beneficio más grande a sus hijos? Madre amorosísima, en este momento me uno a Ti y desde el fondo de mi alma entrego y consagro al Señor a todos mis hijos.

Termina como el primer día.

Día Quinto

María y José hicieron una peregrinación a Jerusalem. Se les perdió Jesús. Después de tres días interminables de amargura y sufrimiento, de preocupación y búsqueda, lo encuentran en el Templo. Semana a semana en nuestro Santuario contemplamos esta misma escena: niños que se extravían de sus padres. Alegría sin limites cuando los encuentran. Mayor dolor y sufrimiento debe causar el contemplar a un hijo, que poco a poco, y delante de nosotros, se va perdiendo moralmente. Dulce Madre ¡Dame la verdadera preocupación para no dejar que ninguno de mis hijos se pierda! Y yo como hijo me entregaré con confianza a la dirección de mis padres.

Termina como el primer día.

Día Sexto

Hoy Madre mía de El Quinche, quiero contemplarte acompañando a tu Hijo Jesús, diariamente y a través de todos los caminos y en medio de todas las circunstancias, unas alegres y otras dolorosas. Llegas hasta el Calvario porque allá sube tu Hijo. Tu pecho está siempre listo a recibir a Jesús en los momentos de bonanza como a recogerlo en su agonía y muerte. ¡Señora y Madre mía de El Quinche! Que aprenda de Ti a tener siempre mi corazón abierto al que ama y al que me odia, al justo y al que ha caído. Que mi corazón reciba a todos sin distinción, porque en el dolor está la salvación mía y la de mis hermanos.

Termina como el primer día.

Día Séptimo

iMadre! Quisiera haber vivido un solo día en tu compañía y en la de José, tu esposo y Jesús tu Hijo. ¡Qué manifestaciones de amor y de cariño! Qué responsabilidad en tu trabajo; diariamente el mismo y sin rutina, sin enfado; ¡qué paz y concordia entre los tres de la familia! No hay abundancia ni lujos, pero sí lo necesario, pero bien distribuido, bien repartido para que nada falte. ¿De dónde sacas toda esa sabiduría? De los repetidos minutos que pasas en unión con Dios; de esa oración constante y diaria. Madre mía de El Quinche, haz que siga tus pasos, que aprenda a vivir en el hogar como Tu y los tuyos.

Termina como el primer día.

Día Octavo

María murió, pero su cuerpo Santísimo no estuvo sujeto a la corrupción del sepulcro. Fue llevado en manos de los ángeles, a los cielos. La ley de la muerte. Poco pienso en la muerte y me parece que nunca voy a morir; sin embargo, he de morir mas no sé cuándo, mas no sé cómo, mas no sé dónde. Lo cierto es que después de muerto me presentaré al tribunal divino a rendir cuenta de todas las acciones de mi vida. ¡Misericordiosísima Madre de El Quinche! socórreme desde ahora para que en el instante de mi muerte descanse en tus brazos y en paz el alma mía.

Termina como el primer día.

Día Noveno

María Santísima es coronada en el cielo como Reina del Universo. La coronación de María no significa un don gratuito del Padre sino el premio a una vida ejemplar, sin tacha; a una vida de unión constante con su Dios para hacer en todo su Voluntad. Toda la vida de María puede resumirse en: Amar a Dios diariamente y servir a los hombres sus hermanos. No olvidemos que Jesucristo nos dejó a María como nuestra Madre. Virgen Santísima de El Quinche, Madre mía bondadosísima, ¡quiero terminar esta Novena dándote gracias por tantos ejemplos y lecciones que me habéis dado y prometo ser fiel a tus enseñanzas. En Ti confío, a Ti me entrego, Madre y abogada nuestra.

Amén.

Termina como el primer día. Al concluir la Novena haz una buena Confesión de tus pecados y ofrece la Comunión como un sello a tus buenos propósitos.

Fuente: Manual de Piedad Misioneros Oblatos

Volver al Manual de Piedad