Sábado, diciembre 10, 2016

62. INVOCACIONES A LA SANGRE PRECIOSA

 INVOCACIONES A LA SANGRE PRECIOSA

 

L. ¡Oh Sangre divina y adorable, precio de la redención del universo, fuente de vida eterna que refrigeras nuestras almas, las purificas de toda mancha, e intercedes poderosamente por todo el genero humano ante el trono de la misericordia! te adoramos profundamente y quisiéramos reparar, con la pureza y fervor de nuestros homenajes, las injurias y ultrajes que continuamente recibes de los hombres, y sobre todo, por sus sacrilegios y blasfemias! ¡Oh Amor divino! nos diste este bálsamo saludable para remedio de todas nuestras llagas, y en prenda de tu misericordiosa caridad para con tus hijos. Haz que todos los corazones te alaben, bendigan, y den eternas gracias.

L. Sangre preciosa por mi amor vertida:

T. ¡En tus raudales de amor, lávanos, Sangre divina!

L. Sangre de mi Dios, noble, excelsa y rica:

T. ¡En tus raudales de amor!,...

L. Sangre rubicunda de estima infinita:

T. ¡En tus raudales de amor!,...

L. Sangre del costado en la cruel herida:

T. ¡En tus raudales de amor!,...

L. Sangre consagrada en Hostia pacífica:

T. ¡En tus raudales de amor!,...

L. Sangre con que aplacas tu justísima ira:

T. ¡En tus raudales de amor!,...

L. Sangre que borraste la escritura antigua:

T. ¡En tus raudales de amor!,...

L. Sangre que te ofreces por quien más te pisa:

T. ¡En tus raudales de amor!,...

L. Sangre que llorando mi Jesús vertía:

T. ¡En tus raudales de amor!,...

L. Sangre que en las lágrimas hilo a hilo corría:

T. ¡En tus raudales de amor!,...

L. Sangre que te viste de hombres abatida:

T. ¡En tus raudales de amor!,...

L. Sangre que brotaron agudas espinas:

T. ¡En tus raudales de amor!,...

L. Sangre que fuiste arrastrada y escupida:

T. ¡En tus raudales de amor!,...

L. Sangre que vertieron manos atrevidas:

T. ¡En tus raudales de amor!,...

L. Sangre dulce y suave, humana y divina:

T. iEn tus raudales de amor!,...

L. Sangre que nutrió la dulce María:

T. ¡En tus raudales de amor!,...

L. Sangre de mi alma, sangre de mi vida:

T. ¡En tus raudales de amor!,...

L. Sangre siempre pronta a curar heridas:

T. ¡En tus raudales de amor!,...

L. Sangre en que se funda la esperanza mía:

T. ¡En tus raudales de amor!,...

L. Sangre encendedora de las almas tibias:

T. ¡En tus raudales de amor!,...

L. Sangre que haces fuerte al que en Ti medita:

T. ¡En tus raudales de amor!,...

L. Adorámoste, preciosa Sangre, y te bendecimos,

T. Porque en la Cruz santa redimiste al mundo.

 

Oración: Omnipotente y sempiterno Dios, que con la Sangre de tu Hijo quisiste ser aplacado, y que nosotros fuésemos redimidos: rogamos, que nos concedas de tal suerte hacer memoria del precio de nuestra salvación, que podamos en esta vida conseguir el perdón, y en la eternidad el premio de la gloria, por el mismo Jesucristo, Señor Nuestro tu Hijo, que contigo vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén.

 

 

Fuente: Manual de Piedad Misioneros Oblatos

Volver al Manual de Piedad