Jueves, diciembre 08, 2016

66. ACTO DE CONSAGRACIÓN AL PURISIMO CORAZÓN DE MARÍA

 ACTO DE CONSAGRACIÓN AL PURISIMO CORAZÓN DE MARÍA

 

Dulcísimo y amantísimo Corazón de María, Corazón de nuestra Madre, Corazón de nuestra Reina, Vos poseéis todo nuestro ser, Vos sois, el dueño exclusivo de todo nuestro amor.

A vos nos damos, a Vos nos consagramos, desde hoy para siempre en tiempo y eternidad, como hijos, como esclavos, como cosas y herencia que en propiedad os pertenecen.

¡Oh María bondadosísima!, no desdeñeis esta pobre y humilde ofrenda que os hacemos; dignáos recibirla con benignidad y uniéndola con los méritos de vuestra vida, presentádsela a vuestro Divino Hijo Jesús.

No permitáis, Madre de misericordia, que ninguno de nosotros perezca entre las garras del dragón infernal; ponednos en vuestro Corazón dulcísimo al abrigo de los peligros que nos cercan.

¡Oh Madre nuestra!, Oh Señora nuestra, acordaos que somos ya desde hoy cosa y posesión vuestra; amparadnos y defendednos. Dulce Corazón de María, sed nuestra salvación.

Amén.

 

 Fuente: Manual de Piedad Misioneros Oblatos

Volver al Manual de Piedad