Domingo, diciembre 11, 2016

64. ACTO DE OBLACIÓN AL DIVINO CORAZÓN DE JESÚS

 ACTO DE OBLACIÓN AL DIVINO CORAZÓN DE JESÚS

(Para todos los días)

 

¡Padre Eterno Santísimo, Padre de las misericordias y Dios de toda consolación!

¡Quién me diera el poder ofreceos un sacrificio digno de vuestra infinita Majestad y tener la misma extensión de fines de vuestro Hijo Unigénito!

Pero, oh Señor, mi indignidad e ineptitud me imposibilitan absolutamente; sin embargo, aquí me tenéis uniéndome a la Víctima Divina para que ella os aplaque.

Así, pues, unido a esta adorable Víctima me ofrezco para siempre como hostia, como sacrificio y holocausto a vuestra mayor gloria por la salvación de la Iglesia, tanto militante como purgante y triunfante.

También os pido humildemente que apresuréis el reinado social de vuestro Hijo Jesucristo, a fin de que esta nación, y todos los pueblos de la tierra con sus gobernantes vuelvan a la práctica de la verdadera fe católica, alcancen la salud eterna, y sujetas a su imperio todas las criaturas, entreguen el eterno y universal reino a vuestra inmensa Majestad.

Mirad así mismo por el Papa, Vicario de vuestro Hijo en la tierra, conservadlo, vivificadlo, santificadlo y no le entreguéis en manos de sus enemigos.

Oh Corazón inmaculado de María, Corazón de la Madre de Dios y de los hombres, sed participante de la adoración, de la oblación, de la Hostia, del sacrificio y holocausto, y del amor, que humildemente he ofrecido a Jesucristo, a su Corazón Divino.

Os reconozco y confieso por Madre de Dios y Madre excelsa de los hombres. Quiero, anhelo y resuelvo depender eternamente, de modo irrevocable de Vos en el tiempo y en la eternidad.

Amén.

 

 Fuente: Manual de Piedad Misioneros Oblatos

Volver al Manual de Piedad