Domingo, diciembre 11, 2016

38.2 ACTO DE CONTRICIÓN

 ACTO DE CONTRICIÓN

Dulcísimo Corazón de mi Redentor Divino, humillado y escondido sobre nuestros altares e injuriado especialmente por mi ingrato corazón. ¿Cómo podré reparar, amado mío, tan formidables ultrajes?

Mi dolor podrá únicamente resarcir tantos desprecios. Yo me lleno de confusión y arrepentimiento al considerar mis enormes inquietudes, al veros ofendido por mí, olvidado por vuestros propios hijos, hecho un solitario en ese altar, herido con una lanza y ardiendo en el amor hacia vuestros dolores con mis ingratitudes, y lleno de confianza en la multitud de vuestras misericordias, os pido, Corazón Santísimo, el perdón de mis delitos, con la firme resolución de no ofenderos más en adelante y de perseverar en vuestro amor y servicio hasta la muerte.

Amén.

 

 

Fuente: Manual de Piedad Misioneros Oblatos

Volver al Manual de Piedad