Domingo, diciembre 04, 2016

37. AL SACRÁTISIMO CORAZÓN DE JESÚS POR LA CONGREGACIÓN DE OBLATOS

AL SACRÁTISIMO CORAZÓN DE JESÚS POR LA CONGREGACIÓN DE OBLATOS


¡Oh divino y amantísimo Corazón de Jesús, Hijo Unigénito del Eterno Padre! Que por amor al hombre descendísteis de los esplendores de la gloria al humilde seno de una Virgen; nacísteis pobre en un establo; llevásteis una vida de abnegación y sacrificio, y por fin, morísteis en una cruz para abrirnos los tesoros de vuestra misericordia y caridad, y establecer una vida nueva, la vida de la gracia, la vida religiosa.

Sí, ella es, pues, Señor, el camino que nos conduce a la perfección, y la escuela que nos enseña la santidad, siendo Vos mismo la puerta por donde entran vuestros elegidos.

Concedednos, Señor, que todos los que entren en nuestro Instituto entren por esta puerta de vuestro Corazón y que todos y cada uno de sus miembros, casas y comunidades participen de vuestro espíritu de abnegación, de caridad, y sacrificio, mediante el fiel cumplimiento de las santas Reglas y repetidos actos de estas virtudes.

Concedednos también el espíritu de fe, de oración, de desprendimiento y de fortaleza para romper, de una vez para siempre, todos los lazos, en especial los de la carne y sangre, que nos impiden darnos por completo a Vos, unirnos a Vos, imitar vuestra vida, trabajar por vuestra gloria y vuestro reinado; concedednos, finalmente, la gracia de que todos los de nuestra Congregación tengamos la felicidad de reinar con Vos eternamente. Y Vos, ¡Oh Corazón Purísimo de María! que fuísteis la fiel imitadora de vuestro Hijo divino, alcanzadnos la gracia de la perseverancia en nuestros propósitos y en la nueva vida que hemos abrazado, y sed Vos misma la Maestra en la difícil ciencia de los santos y la que ratifiquéis nuestra elección y predestinación eterna.

Así, sea.

 

 

Fuente: Manual de Piedad Misioneros Oblatos

Volver al Manual de Piedad