Sábado, diciembre 03, 2016

41. CONSAGRACIÓN AL CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS

 CONSAGRACIÓN AL CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS

Jesús mío, Dueño adorado, que escondido en el Sacramento del amor os quedásteis aquí conmigo para endulzar mi destierro ¿cómo no consagrarme yo a consolaros en el vuestro?. Ya que Vos me dáis vuestro Corazón ¿cómo no entregaros yo el mío? Verdad es que al ponerme en vuestras manos, granjeo mi propia ganancia, hallando el inestimable tesoro que se encierra en un corazón amante, desinteresado y fiel, cual desearía yo fuese el mío. ¡Ay Señor! bien veo que siempre estoy recibiendo y que nada puedo dar. Imposible me es competir con Vos en generosidad, pero sabed que os amo. Dignáos aceptar mi pobre corazón aunque nada valga; algo será para Vos pues que le amáis; hacedle fiel y guardadle. 

Os consagro, oh Corazón Eucarístico de Jesús, todas las potencias de mi alma y las fuerzas de mi cuerpo; quiero esforzarme en conoceros y amaros más y más cada día para haceros conocer y amar; no deseo trabajar sino a gloria vuestra, para cumplir la voluntad de vuestro Eterno Padre. Ofrezco todos los instantes de mi vida, deseando que sean otros tantos actos de adoración ante vuestra real presencia, de acción de gracias por el incomparable beneficio de la Eucaristía, de reparación por nuestra cruel indiferencia, y de incesante súplica a fin de que ofrecidas por Vos, se eleven nuestras oraciones purificadas y fecundas hasta el trono de la misericordia divina para su eterna gloria.

Amén.

 

 

Fuente: Manual de Piedad Misioneros Oblatos

Volver al Manual de Piedad