Viernes, diciembre 09, 2016

10. CONSAGRÉMONOS COMO VICTIMAS AL CORAZÓN DIVINO DE JESÚS

 CONSAGRÉMONOS COMO VICTIMAS AL CORAZÓN DIVINO DE JESÚS

Dulcísimo y amabilísimo Corazón de Jesús, nuestro Rey y nuestro amor: Vos os habéis inmolado y consumido todo por nosotros, en los excesos de vuestra indecible caridad. En reparación de nuestras ingratitudes y en reconocimiento de vuestra infinita bondad, a Vos nos damos. ¡Oh Corazón amantísimo!, a Vos nos consagramos, para que dispongáis de nuestro cuerpo y alma, pensamientos, acciones y méritos, en tiempo y eternidad, según vuestro único y amabilísimo beneplácito.

Inmoladnos, Señor, y destruid en nosotros cuanto os desagrade; consumidnos y aniquiladnos en las llamas abrasadoras de vuestro infinito amor.

Víctimas vuestras somos, hostias consagradas exclusivamente a vuestra gloria. Haced, ¡Oh Corazón dulcísimo!, que la humilde oblación de nuestro ser que ahora os presentamos en la vida, sea consumida por un acto de amor purísimo en la muerte, y sea ofrecida a la Trinidad Beatísima como holocausto de eterna caridad en los cielos.

Amén.

 

Fuente: Manual de Piedad Misioneros Oblatos

Volver al Manual de Piedad