Viernes, diciembre 09, 2016

28. LETANÍAS A LA SANTÍSIMA VIRGEN

 LETANÍAS A LA SANTÍSIMA VIRGEN

L. Señor,

T. Ten piedad de nosotros.

L. Cristo,

T. Ten piedad de nosotros.

L. Señor,

T. Ten piedad de nosotros.

L. Cristo,

T. Oyenos.

L. Cristo,

T. Escúchanos.

L. Dios, Padre celestial,

T. Ten piedad de nosotros.

L. Dios, Hijo, Redentor del mundo,

T. Ten piedad de nosotros.

L. Dios, Espíritu Santo,

T. Ten piedad de nosotros.

L. Trinidad Santísima que eres un solo Dios.

T. Ten piedad de nosotros.

L. Santa María,

T. Ruega por nosotros.

L. Santa Madre de Dios,

Santa Virgen de las Vírgenes,

Madre de Cristo,

Madre de la Iglesia,

Madre de la divina gracia,

Madre purísima,

Madre castísima,

Madre inviolada,

Madre Virgen,

Madre inmaculada,

Madre amable,

Madre admirable,

Madre del buen consejo,

Madre del Creador,

Madre del Salvador,

Virgen prudentísima,

Virgen digna de veneración,

Virgen digna de alabanza,

Virgen poderosa,

Virgen clemente,

Virgen fiel,

Espejo de santidad,

Trono de sabiduría,

Causa de nuestra alegría,

Templo de Espíritu Santo,

Templo lleno de honor,

Templo insigne devoción,

Rosa mística,

Fuerte como la Torre de David,

Hermosa como la Torre de marfil,

Casa de oro,

Arca de la Alianza,

Puerta del cielo,

Estrella de la mañana,

Salud de los enfermos,

Refugio de los pecadores,

Consoladora de los afligidos,

Auxilio de los cristianos,

Reina de los Ángeles,

Reina de los Patriarcas,

Reina de los Profetas,

Reina de los Apóstoles,

Reina de los Mártires,

Reina de los Confesores,

Reina de las Vírgenes,

Reina de todos los Santos,

Reina concebida sin mancha de pecado original,

Reina elevada en cuerpo y alma al cielo,

Reina del Santísimo Rosario,

Reina de la paz.

 

L. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,

T. Perdónanos, Señor.

L. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,

T. Escúchanos, Señor.

L. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,

T. Ten piedad de nosotros, Señor.

L. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,

T. Para que seamos dignos de las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

L. ¡Oh Dios!, cuyo Unigénito, con su vida, muerte y resurrección, nos mereció el premio de la vida eterna, concédenos a cuantos hemos meditado estos misterios del Santísimo Rosario que, por intercesión de la Bienaventurada Virgen María, Madre de Dios, podamos imitar las virtudes que contienen y alcanzar la gloria eterna. Por el mismo Cristo Nuestro Señor.

T. Amén.

L. A San José, para que nos asista en la vida y en la muerte y nos alcance una ferviente devoción a los Corazones Santísimos de Jesús y María. Padre nuestro...

L. San José, amantísimo Padre y Protector nuestro,

T. Ruega por nosotros.

 

Puntos para la meditación. (Los viernes se reemplazará la meditación por el Viacrusis, n.61.)

 

 ALMA DE CRISTO

 

L. Alma de Cristo,

T. Santifícame.

L. Cuerpo de Cristo,

T. Sálvame.

L. Sangre de Cristo,

T. Embriágame.

L. Agua del costado de Cristo,

T. Lávame.

L. Pasión de Cristo,

T. Confórtame.

L. ¡Oh mi buen Jesús!,

T. Oyeme.

L. Dentro de tus llagas,

T. Escóndeme. No permitas que me aparte de Ti.

L. Del enemigo malo,

T. Defiéndeme.

L. En la hora de mi muerte,

T. Llámame. Y mándame ir a Ti, para que con tus Santos te alabe por los siglos de los siglos. Amén.

 

 

Fuente: Manual de Piedad Misioneros Oblatos

Volver al Manual de Piedad