Domingo, diciembre 11, 2016

13 DE MARZO DE 2014 PRIMER ANIVERSARIO DEL PAPA FRANCISCO

El 13 de marzo se cumple un año desde la elección de Jorge Bergoglio como máximo líder de la Iglesia Católica, realizada durante el segundo día de cónclave. Además, la revista estadounidense Time lo eligió como personalidad del año. Por eso, te ofrecemos un repaso de los 25 momentos más importantes desde que asumió.

El primero, sin duda, es uno de los más esperados por millones de católicos: la ceremonia de asunción. Tuvo lugar el 19 de marzo de 2013, seis días después de haber sido elegido papa, y congregó a miles de fieles en la Plaza San Pedro, a 132 delegaciones oficiales y a muchos otros que siguieron la misa desde diferentes lugares alrededor del mundo.

Desde que asumió, realizó numerosos cambios que sorprendieron por su espíritu humilde y lo acercaron rápidamente a la gente.

Uno de ellos tuvo como protagonista al sillón: reemplazó la lujosa butaca dorada y roja por una de madera, con tapizado de cuero blanco.

Si bien tradicionalmente quienes son elegidos como pontífices se trasladan al ostentoso Palacio Apostólico a vivir, Francisco decidió residir en Santa Marta, la casa donde se alojan obispos, curas y laicos durante el cónclave, mucho más sencilla y modesta.

'No quise ir al Palacio Apostólico a vivir, voy sólo a trabajar y a las audiencias' porque en Santa Marta 'estoy a la vista de la gente y hago la vida normal: misa pública a la mañana, como en el comedor con todos, etc. Esto me hace bien y evita que quede aislado', explicó el Papa en una carta dirigida al Padre Enrique Martínez, párroco de la Anunciación del Señor, en el barrio Cochangasta, de la diócesis de La Rioja en Argentina.

Otro signo de humildad que mostró Francisco fue decidir viajar en vehículos convencionales y poco costosos, en lugar de hacerlo en coches de alta gama.

Además, siempre se trasladó con las ventanas bajas, saludando a los fieles que se le acercaban.

En septiembre de 2013 se subió a un antiguo Renault 4L blanco (foto), antes de ir a la vigilia por la paz en la Plaza San Pedro, y confirmó este estilo.

El encuentro entre Francisco y Benedicto XVI fue histórico: por primera vez en al menos 600 años se reunieron un Papa en funciones y un ex Papa. Sucedió el sábado 23 de marzo de 2013, día en el que el actual Pontífice se trasladó en helicóptero a la residencia papal en Castel Gandolfo para almorzar con quien renunció a ese cargo el 28 de febrero por falta de fuerzas.

Otro gesto de acercamiento a la gente tuvo que ver con su presencia en las redes sociales. El 17 de marzo de 2013, a sólo cuatro días de haber sido anunciado Papa, Francisco abrió nueve cuentas de Twitter, en nueve lenguas distintas, y el primer día publicó: 'Queridos amigos, les doy las gracias de corazón y les ruego que sigan rezando por mí. Papa Francisco'. Sumó hasta 10.000 seguidores en una hora.

Actualmente, sin siquiera llegar al año, tiene diez millones de seguidores.

Por esta razón, el Blogfest 2013, festival que reúne a expertos en redes sociales de Europa, lo eligió como la Personalidad del Año, debido a la “cercanía, frecuencia y determinación” de las palabras que escribe en @Pontifex.

Para Facebook, el Papa también fue el protagonista de 2013.

Un acontecimiento que también llamó la atención fue su reunión con la presidenta de su país, Cristina Fernández de Kirchner, con quien hasta ese momento no gozaba de buenas relaciones. Se trató de la primera mandataria en encontrarse con el Sumo Pontífice.

Luego de esa visita, otros jefes de Estado se reunieron con él. Entre ellos: Nicolás Maduro (Venezuela), Horacio Cartes (Paraguay), Denis Sassou-Nguesso (República del Congo), Giorgio Napolitano (Italia), Dilma Rousesff (Brasil) y  Sebastián Piñera (Chile).

El domingo 31 de marzo de 2013 ofició su primera Pascua como Papa. En la celebración, expresó ante miles de personas en San Pedro: 'Pidamos a Jesús resucitado que transforma la muerte en vida, que cambie el odio en amor, la venganza en perdón, la guerra en paz. Sí, Cristo es nuestra paz, e imploremos por medio de él la paz para el mundo entero'. Luego dio la tradicional bendición 'urbi et orbi'.

En julio de 2013 llegó el evento más importante desde su asunción: la Jornada Mundial de la Juventud, celebrada en Río de Janeiro, Brasil. Tuvo lugar desde el 23 al 28 de ese mes y acudieron más de tres millones de jóvenes de 178 países. En su homilía, Francisco sorprendió por el tono de sus declaraciones: 'Hagan lío y vayan contracorriente. Ir contracorriente significa hacer ruido, lío. Me dicen: 'No, pero, mira, toma un poco de alcohol, toma un poco de droga...' ¡No! Vayan contra la corriente de esta civilización que está haciendo tanto daño'.

Durante los seis días, el Papa se mantuvo en el primer lugar de la agenda de todos los medios de comunicación.

Una vez finalizada la JMJ, llegó el tiempo de las preguntas: Francisco dio una rueda de prensa a bordo del avión del viaje de vuelta a Roma. Y no estuvo exenta de polémicas.

'Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para criticarlo?', respondió a un periodista que indagó sobre su opinión acerca de la integración de los homosexuales a la Iglesia. 'El Catecismo de la Iglesia Católica explica y dice que no se deben marginar a esas personas y que deben ser integradas en la sociedad. El problema no es tener esta tendencia. Debemos ser hermanos. El problema es hacer un lobby', explicó y sorprendió a muchos.

Otra de sus fuertes declaraciones tuvo que ver con el dinero. En una misa realizada el domingo 22 de septiembre de 2013, Francisco arremetió: 'Vivimos las consecuencias de una decisión mundial, de un sistema económico que lleva a esta tragedia. Un sistema económico que tiene al centro un ídolo que se llama dinero'. Y agregó: 'Perdonándome por estas palabras duras, pero donde no hay trabajo, falta la dignidad. Es difícil tener dignidad sin trabajar. El trabajo es dignidad, llevar el pan a casa, y amar'.

El carisma de Francisco es tal que hasta los niños se ven atraídos por él. Ese es el caso de este niño colombiano que irrumpió en el escenario levantado en la Plaza de San Pedro a propósito de la misa por la fiesta de la familia, evadió los controles de los oficiales y llegó a saludar al Francisco y hasta a sentarse en el sillón papal. El Pontífice, conforme a su simpática actitud, lo abrazó, lo besó y dejó que el pequeño se aferrase a su vestimenta.

Esta foto recorrió el mundo entero. Se trata del abrazo entre Francisco y Vinicio Rivas, un hombre que padece neurofibromatosis, una enfermedad neuronal que produce tumores en la piel. 'Era como estar en el paraíso', describió el italiano. 'El Papa ni se detuvo a pensar si me abrazaba o no. Mi enfermedad no es contagiosa, pero él no lo sabía. Bajó del altar a saludar a los enfermos. Yo le besé la mano mientras que él con la otra me acariciaba la cabeza y las heridas', detalló luego.

Otro momento que será recordado, al menos por los argentinos (y quizá por los hinchas), fue el día en el que Francisco recibió a la Selección de su país, visita que presidió el mejor jugador del mundo, Lionel Messi. El Papa le recordó a los futbolistas que 'son referentes de la paz social que tanto necesitamos' y les pidió que no se olviden que además de 'campeones muy populares' también son 'hombres'. El encuentro se dio en la previa del partido amistoso internacional ante Italia, que se jugó en agosto.

Otro signo de renovación en la Iglesia se dio cuando el Papa lanzó un inédito sondeo mundial para conocer lo que piensan los católicos respecto a las enseñanzas de la iglesia frente a las nuevas realidades sociales, el matrimonio y la vida familiar. Se trató de una encuesta mundial sin precedentes que ya ha sido calificada de 'revolucionaria'.

Pasan los meses y los gestos de humildad y confianza para con los fieles continúan. A fines de octubre de 2013, el Papa detuvo su Papamóvil para compartir un mate con un feligrés.

Su popularidad es tal que hasta le construyeron una estatua de cera que será exhibida al público en general en el Museo de Cera de Roma, a pedido de los visitantes a este lugar.

Otra cita importante tuvo lugar en diciembre de 2013, cuando Francisco recibió al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. La audiencia privada entre el líder judío y el Pontífice se extendió durante unos 25 minutos en la biblioteca del Palacio Apostólico del Vaticano.

Ante las cada vez más frecuentes denuncias contra sacerdotes por pedofilia, Francisco mostró que no hace oídos sordos e instituyó una comisión específica para prevenir los casos de pederastia en la Iglesia, una reforma propuesta por los cardenales encargados de estudiar la reforma de la Curia.

Time nombró a Francisco como personalidad del año. De esta manera, se convirtió en el primer Pontífice en ser reconocido con esa distinción.

La revista estadounidense consideró a Bergoglio 'el Papa de la gente' y argumentó: 'El corazón es un músculo fuerte y Francisco propone un riguroso régimen de ejercicio. Y en un período muy breve, una audiencia amplia, global y ecuménica ha mostrado ansias de seguirlo. Por haber trasladado el pontificado afuera del palacio y a las calles, por comprometer a la mayor religión del mundo a enfrentar sus necesidades más profundas y equilibrar el juicio con la misericordia, el papa Francisco es el personaje del año 2013 de Time'.

El pasado 21 de febrero, el Papa Francisco recibió en el Vaticano a la presidenta Dilma Rousseff, quien le llevó de regalo una pelota de fútbol, firmada por Ronaldo, y una camiseta de la selección brasileña con la firma de Pelé. Al ver los presentes, el Papa le dijo, bromeando: 'Con esos regalos voy a tener que rezar para que Brasil gane el Mundial'. Por su parte, Rousseff le pidió que se mantuviera neutral.

El Papa Francisco, al advertir que su pasaporte argentino estaba por vencerse, se comunicó con el embajador argentino ante el Vaticano, Juan Pablo Cafiero, para poder renovar su documentación, ya que dijo que quería seguir viajando por el mundo con el pasaporte de su país.

“Francisco pidió expresamente no gozar de ningún privilegio por lo que tanto su nuevo DNI y pasaporte han seguido las vías administrativas normales”, dijo el ministro Florencio Randazzo en ese momento. “El Papa realizó un trámite como el que hacen todos los argentinos, donde se le tomó una foto digital, su huella y su firma en unos 15 minutos'.

De esta manera, Francisco se convirtió en el primer sumo pontífice en no renunciar a su nacionalidad de origen después de asumir como jefe de la Iglesia católica.

Durante una ceremonia en la basílica de San Pedro, el Papa Francisco designó a los primeros diecinueve cardenales de su pontificado. “La iglesia necesita de nosotros para que seamos hombres de paz y construyamos la paz”, les dijo el sumo pontífice, quien les hizo entrega de un anillo, como símbolo de su nuevo compromiso con la Iglesia, y del birrete cardenalicio.

El Papa emérito, Benedicto XVI, asistió a la ceremonia en la cual Francisco designó a sus primeros 19 cardenales, lo que significó su primera aparición pública después de su renuncia, en febrero de 2013.

Pero la presencia de Benedicto durante el consistorio constituyó además un hecho histórico, dado que -a pesar de que Francisco y Benedicto ya se habían reunido en un ámbito privado- fue la primera vez que dos pontífices se encontraron en un acto público.

El Papa Francisco recibió a 19 presos de las cárceles de Pisa y Pianosa en la Casa Santa Marta del Vaticano, donde vive actualmente.
Los detenidos estaban realizando un recorrido espiritual, dirigido y alentado por los capellanes de sus respectivas cárceles, y el sumo pontífice, al enterarse de que estaban allí los invitó de forma inesperada a su residencia para saludarlos y bendecirlos antes de su Audiencia General en la Plaza de San Pedro.

Fuente: http://noticias.co.msn.com/